Liderazgo de equipo: los 5 errores más comunes

2712
Walking dead
Compartir

Algunas concepciones de liderazgo lo asocian con cualidades innatas, tales como la popularidad o el ser carismáticos. Pero, en definitiva, los líderes que perduran en el tiempo son aquellos que trabajaron para serlo: que estudiaron, se involucraron y comprometieron con el rol para el que fueron designados o elegidos.

El riesgo fundamental de que una persona sea designada como líder sin tener una preparación previa es que quién tiene el mando pueda equivocarse y perder peso de liderazgo de grupo arrastrando la performance entera del equipo. Por eso compartimos las 5 situaciones que debemos evitar al ejercer el liderazgo.

1. Falta de comunicación: volver fluida la información con el grupo de trabajo, tanto hacia afuera como dentro de la empresa  o institución, permitirá que el trabajo se realice de manera efectiva y rápidamente, con fuertes niveles de involucramiento. Cuanto más completa y acertada sea la información que brindemos más rápida será la respuesta y el beneficio de la misma.

2. Dar una solución rápida frente a una a largo plazo: si bien dar una solución rápidamente es satisfactorio, tenemos que hacer una pausa, tomarnos el tiempo y pensar en el origen del problema y como desarrollar una estrategia para resolverlo de raíz. Hacer algo menor a eso no es realmente resolver el problema, solamente postergarlo hacia adelante.

lider_1 3. Otra situación muy común en el liderazgo de equipos es la falta de confianza en los miembros del mismo. Esto lleva al tercer error que debemos evitar: fallar en la delegación de tareas. Está claro que ningún líder puede hacerlo todo él mismo, y no debería siquiera intentarlo. Delegar es una tarea necesaria que debemos aprender si queremos mejor predisposición, confianza y efectividad de nuestro equipo.

4. Resistir los cambios en vez de liderarlos: está claro que en cualquier emprendimiento los cambios son una constante y en muchos casos necesarios. Resistirlos no nos mostrará como buenos lideres. Contrariamente generará una enorme perdida de tiempo y energía. Los cambios que nosotros resistimos son una ventaja para nuestros competidores.

5. Tomarlo demasiado en serio: generar un ambiente de trabajo entusiasta y ameno facilitará que el equipo tenga más ánimo y energía cada mañana, mantener el buen sentido del humor hará las tareas más placenteras.

Convertirnos en un buen líder nos permitirá encarar la planificación del trabajo grupal mucho mejor. Existen diferentes recomendaciones para definir objetivos (ver 5 tips para fijar metas a tu equipo), pero siempre debemos pensar en definir metas alcanzables y reconocer tanto grupal como individualmente los logros.

Comentarios
x

¿Querés saber lo último de tecnología?