5 razones por las que un emprendimiento fracasa (y cómo moderarlas)

936
Compartir

emprendimiento

Cuando a una idea se le suma pragmatismo, plazo y profesionalismo, nace un emprendimiento. Y los hay de todos los tipos: proyectos que se “desinflan” en medio de altas expectativas, éxitos asegurados, propuestas intrascendentes o adelantadas a su tiempo.

Desde la consolidación de California como la cuna global de los emprendedores, también es frecuente el “síndrome Sillicon Valley”; es decir, la idea que la sola inclusión de tecnología sustenta el crecimiento de la empresa. 

Consultado por The Next Web, el especialista Rahul Varshneya resaltó las razones más frecuentes para fracasar con un proyecto. Co fundador de Foster.fm, una plataforma dedicada a ayudar start ups para que desarrollen sus negocios gracias a herramientas digitales,  Varshneya sostiene que los peores “pecados” son:

Razón #01: Priorizar ventas por sobre los clientes

Siempre habrá oportunidades para monetizar negocios. El verdadero desafío es diseñar un producto o servicio que los clientes realmente quieran o recomienden. En vez de anteponer planes comerciales, mejor chequear si lo que ofrecés le cambia a la vida a las personas, si están dispuestos a pagar por ello. El verdadero valor está en una buena experiencia.

Razón #02: Pensar en chico

Está bien empezar por audicencias o segmentos chicos de mercado para luego ampliarse. Pero el error es limitarse desde un comienzo con una propuesta que no se pueda escalar; en ese caso se estaría vendiendo productos, en vez de desarrollar un negocio. Pensar en grande, con potencial global, de ser posible, es una forma de empezar a sortear fronteras.

Razón #03: Ser complaciente con las contrataciones

El equipo involucrado es vital para el crecimiento del emprendimiento a la par del desarrollo del producto o servicio. Se trata de una premisa que cuenta tanto para las áreas de programación, ventas, contabilidad, creatividad… El error es contratar simplemente a amigos, familiares o conocidos en lugar de profesionales preparados para la tarea, que compartan la visión de negocio y el empuje.

Razón #04: Optimizar recursos

Las limitaciones a la hora de contar con recursos se ha convertido tanto en algo cotidiano como una excusa a la hora de planificar el desarrollo de un emprendimiento. Ante ese panorama, será esencial priorizar necesidades y asignar en función de ese criterio. Y que lo urgente no quite lo necesario.

Razón #05:  Fallar a la hora de adaptarse

Uno de los items más desafiantes para los emprendedores es lograr adaptarse a una entorno dinámico, que constantemente cambia las lógicas de intercambio, “leyes” del mercado objetivo, escenario de competencia, precios. La clave estará en no acoplarse demasiado al plan de negocios con el que se empezó. Y un aspecto fundamental será contemplar e integrar todo lo posible el feedback de los clientes. Claro que para no desviar el foco será importante siempre manejarse con marcos de referencia y ganar experiencia con el paso del tiempo.

 

Varshneya también brinda otros consejos a través de sus perfiles en redes sociales y en esta nota.

 

 

 

 

Compartir
¿Que te pareció la nota?

75

Comentarios
x

¿Querés saber lo último de tecnología?