5 claves para elegir tarjetas de memoria

6101
Compartir

A shipment of fake Sony memory sticks confiscated by customs

Seguramente las fotos y los videos vuelvan a ser los protagonistas de las fiestas y vacaciones. A fines de año, la capacidad de almacenaje de teléfonos y cámaras están al límite y las tarjetas de memoria suelen ser muy demandadas.

¿Qué conviene tener en cuenta a la hora de comprar?

Si bien parecen similares a nivel formato, tanto de las MicroSD (muy usado en smartphones) como el de las más grandes, la realidad es que existen diferencias importantes a la hora de elegir qué memoria conviene incorporar.

En principio, es importante saber qué tipo de tarjeta es compatible con nuestro dispositivo ya que existen diferentes modelos de tarjetas de memoria: SecureDigital (SD), Micro SD (son los más tradicionales), CompactFlash (CF), MemoryStick, xD Picture Card, SmartMedia, por citar algunos.

Marcas seguras.  Como ocurre con la mayoría de los dispositivos electrónicos, a la hora de comprar un producto encontraremos muchas marcas y precios diferentes para un mismo objeto. En estos casos es importante recurrir a una marca segura. Kingston, SanDisk, Sony y Fuji son algunas de las más solicitadas.

Precio. Este puede ser uno de los lineamientos que marquen la calidad de la memoria a elegir. El dicho popular “lo barato sale caro”, en este caso se da a la perfección. Tal vez lo más conveniente sea invertir en buena calidad que arriesgarse con una alternativa barata y poco conocida, para no arriesgar sobre el material.

Velocidad. Un dato importante que pocos tienen en cuenta es la velocidad en una tarjeta de memoria. En la actualidad se pueden conseguir las High Speed  de diferentes clases: Clase 2, Clase 4, Clase 6 y Clase 10. Cada número marca la cantidad de MB por segundo que transfiere ese dispositivo. Llevado a un ejemplo práctico, si queremos sacara una ráfaga de fotos nos conviene elegir una Clase 10 porque delimita una rapidez mayor para la transferencia de datos.

La capacidad. Cuánto más megapíxeles tiene la cámara, mayor es la capacidad de almacenamiento que necesita ya que a mayor definición más peso ocupa y, obviamente, aumenta la velocidad de colmar su contenido. Esto nos lleva a tener un primer parámetro, si contamos con una cámara semi-profesional  o si somos de esas personas que nos gusta sacar fotos, es importante elegir una memoria que pueda tener  un volumen de almacenamiento preparado para estos casos.

PC Privacy And Security Shoot2×1.  Siempre es mejor comprar dos memorias que una de una capacidad mayor. ¿Por qué? Como todo dispositivo de almacenamiento electrónico, por razones del mismo uso, puede sufrir daños con dos posibles consecuencias: Que la misma tarjeta solicitará que la formateen perdiendo todo tipo de información archivada o directamente que figure como no legible y ese dispositivo no servirá más. Por eso siempre es mejor tener dos tarjetas de memorias, que equiparen o superen la cantidad de Gigas que buscábamos en un comienzo, para asegurarnos tener siempre una posibilidad más de tomar imágenes o almacenar información.

Comentarios
x

¿Querés saber lo último de tecnología?