Compartir

Quizá ya pecamos de insistentes  sobre el impacto que los smartphones generaron entre los usuarios mobile y de Internet en general. En la Argentina, por ejemplo, interactuamos con los teléfonos unas 200 veces por día en promedio, según la MMA.

Y de la mano de esta tendencia explotó también el mercado de las aplicaciones. Para cocinar, para ponerse en contacto con amigos y familiares, de redes sociales, de bancos, juegos… de lo que se les ocurra hay una aplicación para descargar.

Aunque no es recomendable en todos los casos, puede ser una decisión clave para un emprendimiento o negocio aventurarse a tener su propia aplicación mobile. Incluso también en la industria se debate si conviene desarrollar una app o bien optar por una web mobile (que sea accesible desde los navegadores de smartphones).

Pero si existe una propuesta de valor o diferencial que fundamente tener una app, se pueden seguir una serie de consejos para estimar cuánto puede costar ese desarrollo.

(Antes que nada, nobleza obliga, es indispensable determinar cuál es el alcance del proyecto. Qué es lo que pretendemos de la aplicación. Qué objetivos tenemos con el desarrollo de la app, a quiénes queremos llegar, qué queremos hacer, establecer los pasos a seguir y especificar cada detalle, tanto técnico como de funcionalidades.)

Ahora sí, los consejos:

1. Definir para qué dispositivos va a estar disponible la aplicación

Puede ser que decidamos estar solamente en iOS, en Android o ambas. Esto dependerá del alcance que pretendemos para la aplicación o bien por sus funcionalidades. Por ejemplo, si se trata de una aplicación interna para una empresa y la compañía les da un smartphone Android a cada empleado, entonces no tiene sentido que la aplicación esté disponible en iOS.
El desarrollo de la aplicación cambia considerablemente para cada sistema operativo, lo que aumentará el costo al por cada plataforma que sumemos. Además, hay que considerar cuanto cuesta poder subir la app a cada una de las distintas tiendas de descarga.

2. Precisar si requerirá registro de usuarios

En este punto hay tres variables posibles: que la aplicación sea abierta –sin registro-, que el usuario deba registrarse con una cuenta de mail, o bien, que puedan hacerlo por medio de su cuenta de Facebook, Google u alguna red social vinculada a tu aplicación.

3. Creación de perfiles

Si bien puede estar ligado al punto anterior, no es lo mismo. Este caso puede encarecer un poco la aplicación pero ofrece información valiosa sobre los usuarios ya que deberán ingresar datos personales. Esta información permite adaptar la plataforma a la experiencia del usuario o bien hacer campañas de marketing más precisas, entre otros beneficios.

4. Estipular si se realizarán compras en la App

En caso de necesitar que la aplicación procese pagos hay que generar un sistema confiable y seguro. Sin dudas, es algo que encarecerá el desarrollo de la plataforma.

5. ¿La aplicación deberá integrase con algún servicio interno u online?

En caso que sea necesario que la aplicación requiera una integración por APIs, como puede ser el caso que la base de datos deba actualizarse con un CRM o un gestor de inventarios, por ejemplo, el costo para desarrollar la App incrementará.

6. Determinar si será una aplicación gratuita o paga

Si bien está definición no variará el costo en sí del desarrollo y diseño de la app, es importante considerar que cada tienda cuenta con rangos de precios determinados a la vez que retienen un porcentaje (suele ser cercano al 30%) de ese valor. Por lo tanto, es importante no perder este punto de vista al calcular los futuros ingresos.

7. Marketing y posicionamiento de la Aplicación

Además del desarrollo de la App es necesario colocar la aplicación en una buena posición dentro de las tiendas de descarga. Esto se logra con una buena estrategia de ASO (App Store Marketing Optimization), lo mismo que el SEO pero dentro de las tiendas.
Además, es importante invertir en un ícono que llame la atención al usuario. No solo para que se destaque en la tienda de descarga por sobre la competencia, sino también que sea atractivo entre los íconos del Smartphone para que el usuario abra y use la aplicación.

Bonus track

Si bien una App puede ser una gran solución para nuestro emprendimiento o para mejorar nuestra estrategia de branding, es importante también hacer un “estudio de mercado” antes para conocer si ya existe en el mercado otras empresas que ofrezcan la misma o similar- solución.

En este caso de encontrar un producto como el que pretendemos, lo ideal es descargarla, usarla y analizar qué “extra” podemos aportarle a los usuarios con nuestra aplicación.w

Comentarios