7 consejos para apelar al branding emocional

932
Compartir

En el planeamiento estratégico de un producto es indispensable crear una fuerte identidad de marca, que sirva para posicionarse y diferenciarse. Por eso, uno de los objetivos fundamentales a largo plazo es marcar esa distinción en base a valores y atributos cuidadosamente seleccionados.

Pero, ¿de qué manera? Se puede arribar a una estrategia de este tipo el uso de ciertas estrategias de mercado que, utilizadas correctamente, sumarán valor a un negocio o emprendimiento.

Una de estas estrategias es el branding emocional, un recurso que apunta a incidir en el plano no consciente de consumidores e interlocutores, apelando a las emociones para conectarlas con una marca en específico. Marc Gobé, uno de los pioneros en utilizar esta técnica de apelar a las emociones, resume en breves palabras de qué se trata y su poder: “El branding emocional aporta nueva credibilidad y personalidad a las marcas que pueden tocar al ser humano de forma holística

El objetivo es doble: propiciar el involucramiento de los segmentos objetivo y el posicionamiento de la marca. Algunas recomendaciones para explotar el concepto de branding emocional:

  • Los consumidores no son entes: sienten, prefieren, eligen, anhelan y también discriminan en base a sus preferencias. Es decir que, en particular de la mano de Internet y las nuevas tecnologías, se corren de la pasividad para estar del lado de la actividad a través de la interacción y así ofrecer una experiencia, un estilo de vida y no simplemente un producto.
  • Crear una buena historia: es más fácil llegar a las emociones de un potencial cliente brindándole un mensaje pensado para generar empatía. Así, la mente recordará la marca a partir de un estímulo positivo.
  • Saber qué estímulos producir: hay que ser cuidadoso con lo que se quiere decir, si pretendemos una buena reacción del público. Por eso, se recomienda tener en claro qué decir: autorrealización, sentimientos de pertenencia, felicidad, interperlación, entre otros.
  • Evitar el lugar común: si un emprendedor ambiciona con que su producto logre difusión, debe ofrecer algo más que una mera descripción del producto. Si impactar es la meta, brindarle un contenido puramente emocional al público es clave.
  • Generar expectativa: si mantenemos el interés de nuestros públicos, podremos de esta forma capturar la atención de cada novedad y acción que realicemos.
  • Tener en cuenta beneficios para el consumidor: si ofrecemos un precio accesible, una promoción o beneficios pensados para nuestros públicos, será más propicio conectar con las emociones del cliente.
  • Dialogar con los otros: una buena relación con los usuarios se establece de muchas maneras gracias a las herramientas del marketing y canales digitales como un sitio web, newsletters, redes sociales. Un buen trato con el cliente facilita su acercamiento a la marca.

Bonus track:

  • Comenzar por el principio: para establecer un buen branding emocional para con el cliente, es aconsejable pautar los valores de la empresa. Es aquí donde la filosofía de trabajo es fundamental.

Imagen destacada: Shutterstock

Compartir
¿Que te pareció la nota?

18

Comentarios