Compartir

Donar dinero o materiales a organizaciones no gubernamentales suele ser la forma más tradicional y difundida en que las empresas contribuyen con la sociedad. Sin embargo, esto no implica que exista un gran compromiso con las causas sociales y, además, no es la única forma en la que se puede ayudar.

A continuación, siete recomendaciones con las que podés favorecer a la sociedad desde tu emprendimiento y que genere un impacto real en ella.

  • Tener en cuenta a personas en estado de vulnerabilidad: a la hora de contratar personal incluir a los que buscan su primer trabajo, personas con discapacidad o que provengan de entornos endebles: personas de bajos recursos, mayores o los que viven en zonas alejadas.
  • Contribuir con otros microemprendimientos: en el momento de comprar mercadería o los bienes para la cadena de producción necesarios no olvidar a los nuevos emprendimientos, cooperativas o empresas con responsabilidad social empresarial (RSE). Así se colabora con la sustentabilidad de otras empresas, creando un impacto efectivo en ellas.
  • Formar clústers: redes con otras empresas teniendo en cuenta su proximidad geográfica, su actividad productiva o si pueden compartir recursos. El objetivo es crear beneficios comunes y entablar relaciones positivas.
  • Sembrar valores: Se debe animar el buen trato, la honestidad, el compañerismo, ser ético en el trabajo para fomentar un buen ambiente laboral, que incremente el buen desempeño de los trabajadores, y en la comunidad.
  • Estar pendiente de las necesidades: Al prestarle atención a las falencias de la sociedad, realizando estudios y exploraciones se puede, mediante los emprendimientos, rediseñar los productos para que las satisfagan.
  • Reducir los problemas sociales: Las empresas pueden acceder a beneficios económicos si se realiza un plan que tenga en cuenta: el impacto ambiental, el buen uso de la energía y el agua, un programa que fomente la seguridad en el trabajo y un programa de salud de los empleados.
  • Proceder en base a medidas de comercio justo: Es una concepción humanista del comercio en el que se garantiza durante toda la cadena de valor trabajar con relaciones comerciales equitativas.

Compartir
¿Que te pareció la nota?

27

Comentarios