Compartir

¿Cuántas ideas nacen de una reunión de amigos? ¿Cuántos emprendimientos tienen como socios a amigos de toda la vida? Sin embargo, muchas veces, las responsabilidades y las cuestiones económicas generan rispideces que empiezan a corroer la relación.

Pero, preservar el negocio y la amistad es posible si tenemos en cuenta algunas de estas cuestiones:

  • Las cosas claras desde un principio: Para evitar choques y malos entendidos, es conveniente hacer un reparto de tareas claro y de antemano. Acudir a reglas fijas, poner pautas de trabajo y distribuir responsabilidades mejorará la eficiencia del negocio y, también, evitará conflictos.
  • Darle un marco legal al negocio: Es cierto que muchos emprendimientos entre amigos empiezan como un “probemos suerte”. Pero cuando el negocio empieza a crecer, es necesario darle un marco legal y formalizar cuestiones como la propiedad de la empresa y los aportes que cada uno hace.
  • Establecer criterios para enfrentar crisis: Cuando todo marcha bien, es raro que aparezcan conflictos. Sin embargo, ante un panorama más oscuro, cuando la empresa está en crisis, las discusiones y desacuerdos surgen rápidamente. Está bueno charlar de antemano cómo actuar en esas situaciones. Conversar para ponerse de acuerdo en qué momento será necesario endeudarse, cuándo habrá que incorporar capital y hasta cómo se tomarán las decisiones. ¿Por votación, por porcentaje accionario, etc.?
  • Compartir la visión de cada socio: Aunque el emprendimiento siga con el mismo objetivo, las situaciones personales de los socios a lo largo del tiempo pueden variar. Es recomendable reunirse una o dos veces al año para hacer un planeamiento del rumbo de la empresa, hacer ajustes y debatir temas de fondo.
  • Recreos: No dejen que el trabajo se coma la amistad. Está bueno reservarse momentos para ser simplemente amigos, sin hablar de negocios.

Foto: Shutterstock

Compartir
¿Que te pareció la nota?

12

Comentarios