Compartir

Nadie dice que arrancar con un emprendimiento sea fácil. El sueño de tener un negocio propio conlleva mucho esfuerzo, trabajo, dedicación, dinero y riesgos. En el camino, solemos encontrarnos con estorbos que debemos sortear para seguir adelante.

Pero, ¿qué pasa cuando somos nosotros mismos los que nos ponemos los obstáculos? ¿Cómo hacer para escapar de nuestros autoboicots? ¿Cómo dejar atrás el miedo y controlar la ansiedad?

Acá, una lista con los 6 errores de emprendedores principiantes recopilados por Workana. Y, claro, algunas recomendaciones para superarlos:

1.- Tengo “la gran idea”: Es cierto que si uno no cree en su proyecto, entonces nadie va a creer en él. Pero, el exceso de seguridad también es malo. Pensar que una idea es tan perfecta que “nada puede salir mal” es peligroso. Es necesario mantener los pies sobre la tierra y analizar con la cabeza fría todas las variables que pueden conducir al éxito y –también- al fracaso. En fin, separarse un poco de la idea, dejar el entusiasmo de lado, evaluar el proyecto objetivamente y analizar si es viable o no.

2.- “No cuento mi idea por miedo a que me la roben”: Muchos emprendedores tienen miedo de que otros roben sus ideas. Pero, al no hablar de sus proyectos, pierden la oportunidad de generar networking y contactar potenciales socios e inversores para llevarla a cabo. Hay que tener en cuenta que, si bien la idea es esencial, no es definitoria para emprender un negocio. Mucho más importante es cómo implementarla.

3.- “¿Un plan de negocios? ¿Para qué?”: No es de las tareas más divertidas y placenteras, pero diseñar un plan de negocios te ayudará a trazar una ruta, buscar financiamiento, evaluar oportunidades, entre otras variables.

4.- “Mi socio es de confianza, no necesito dejar todo por escrito”: Hay un refrán que dice que a las palabras se las lleva el viento. Y, en muchos casos, es verdad. Por más confianza que se tenga con el socio es recomendable dejar todos los acuerdos por escrito: roles, responsabilidades, beneficios, división de ganancias, qué pasa si uno decide abandonar el emprendimiento, etc. Dejar todo asentado en un papel puede evitarnos problemas a futuro.

5.- “Todavía no es el momento”: Pensar, pensar, pensar y nunca arrancar. Si bien no hay que ser improvisado, tampoco se puede dilatar eternamente el lanzamiento del proyecto. Si no se pasa a la acción, la idea quedará siempre en el plano mental. Que se haga realidad o no depende de vos.

6.-. “No tengo tiempo para dedicarle al proyecto”: Siempre hay tiempo, sólo es cuestión de encontrarlo. Con que sean un par de horas al día alcanza al principio. Además, es una suerte de práctica para ver si las ganas de dedicarse al proyecto son genuinas o se trata de algo pasajero.

Por supuesto, estas no son las únicas cuestiones que debemos tener en cuenta para lanzar nuestro negocio. Acá, te dejamos también las 10 ideas que Steve Jobs identificó como claves en su camino al éxito, los mandamientos para cualquier emprendedor.

Foto: Shutterstock

Comentarios