Código QR: ¿qué es y para qué sirve?

1042
Compartir
El “Código de respuesta rápida” se trata de en una evolución del código de barras

Incluso hasta el más reacio a la tecnología habrá visto alguna vez este dibujo en blanco y negro, compuesto de líneas y cuadrados: el código QR. Conocido también como quick response code o “código de respuesta rápida”, se trata de una evolución del código de barras y consiste en  una forma de almacenar información que puede ser leída rápidamente por un láser.

Creado en 1994 por la compañía japonesa Denso Wave, fue utilizado en un principio por las industrias para administrar sus inventarios, pero luego su uso se extendió cuando los teléfonos móviles comenzaron a incluir softwares capaces de leerlo.

A diferencia de otros formatos de códigos, el QR es abierto y sus derechos de patente no son ejercidos. Los códigos QR también son llamados bidimensionales, porque codifican los datos a lo largo y a lo ancho, a diferencia de los códigos de barra, en donde lo que importa es el grosor de las barras negras y el espacio blanco entre ellas.

Así, con sólo escanear la imagen con la cámara del smartphone, el usuario podrá acceder, por ejemplo, a una dirección web o incluir datos en el dispositivo sin necesidad de tipear. Muchos también permiten acceder a textos, canciones, imágenes o videos.

La publicidad ha aprovechado muchísimo el código QR en los últimos tiempos: suelen aparecer en carteles, en puertas de baños públicos, en transportes o en etiquetas de productos.

Tal fue la divulgación del uso que este código que incluso muchos artistas callejeros comenzaron a pintar muros de distintas ciudades del mundo que, al descifrarlos, revelan mensajes secretos.

Casos de éxito
Varias fueron las empresas en la Argentina y en el mundo que aggiornaron sus campañas publicitarias al código QR, como una nueva forma de comunicación que vincula el mundo real y el virtual. Quilmes fue una de las pioneras en incluir el código en sus campañas. Con sólo escanear la imagen, el usuario accedía a la página de la cerveza donde podía escribir una frase o anécdota sobre la amistad.

Coca-Cola también usó el QR para incluir geolocalizadores que ubicaban el punto de venta más cercano y Fanta, por su parte, permitía descargar, a través del código, juegos para el celular.

Incluso, varios puntos de atracción turística incluyeron códigos QR para brindarles información sobre el lugar a los viajeros y muchas dependencias estatales los utilizan para acelerar y facilitar trámites. La AFIP, por ejemplo, diseñó un sistema para que los consumidores puedan hacer denuncias de evasión en tiempo real. Con sólo escanear el código exhibido en las vidrieras de cada local, podrán alertar sobre irregularidades en la entrega de facturas.

Se trata de un sistema cada vez más expandido, sobre todo en los usuarios de teléfonos inteligentes, que puede ser aprovechado para difundir un producto o prestar un servicio a nuestros clientes. Todo aquel usuario que haya instalado un lector de QR en su teléfono podrá encontrarse con nuestra propuesta novedosa y al alcance de muchas personas.  

 

Comentarios
x

¿Querés saber lo último de tecnología?