Compartir

Además de reducir costos, el coworking favorece el intercambio de ideas, generar contactos con otros profesionales, resolver dudas y trabajar en equipo. Ya lleva unos años y ahora oficialmente se anunció la creación de espacios públicos dedicados a promover estos intercambios, sobre todo para nutrir el ecosistema de negocios en Argentina. ¿Qué iniciativas existen en la Argentina? ¿Qué plataformas y herramientas están disponibles?

El coworking  les permite a los emprendedores y profesionales independientes de distintos sectores compartir un mismo lugar de trabajo para desarrollar sus proyectos y, a la vez, fomentar proyectos en conjunto.

Si bien es una práctica laboral muy difundida en otros países, en Argentina apareció recién hace unos años, pero ha tomado mucho impulso y viene creciendo a paso firme. Ya son varios los lugares de coworking que existen en Buenos Aires: Hit Cowork, Urban Station, Suma Conectivo o Áreatres son sólo algunos ejemplos.

Iniciativa oficial

Recientemente el Ministro de Producción de la Nación anunció el lanzamiento de una liga de clubes para emprendedores con 30 espacios de encuentro en diferentes ciudades del país, como Bahía Blanca, Santiago del Estero y Neuquén.

En Argentina cerca de 200.000 personas trabajan en forma independiente a través de la web, en tanto que la cifra asciende a 19 millones a nivel mundial; según Freelancer.com.

“El objetivo de que buscamos –dijo el subsecretario de Emprendedores, Esteban Campero, a La Nación– es generar espacios de acumulación de capital social y redes desde la lógica del trabajo colaborativo, ayudando a romper barreras, por ejemplo, accediendo a los empresarios del lugar”.

Y continuó: “Los clubes serán puntos de encuentro de distintos actores productivos. No sólo jóvenes, empresarios, educadores, sino también adultos mayores que puedan oficiar de consultores para contribuir su experiencia”.

Este sistema de “coworking público”, que ya funciona en países como España y Chile, se desarrollará en zonas donde aún no esté desarrollado el mercado de estos espacios en forma privada. Cada espacio contará con una sala de reuniones y 15 posiciones de trabajo con PCs o notebooks.

La idea de estos espacios, tanto públicos como privados, es que los freelancers y emprendedores puedan estar enfocados en sus tareas, pero, al mismo tiempo, rodeados de gente tan emprendedora como ellos, que pueda aportar algún valor extra.

También en digital

Las posibilidades de coworking no se limitan sólo a compartir espacios físicos. Existen varias plataformas online que permiten contactar profesionales en forma online sin moverse de sus casas.

Workana, por ejemplo, reúne a más de 240.000 especialistas independientes de Latinoamérica a los que se puede conectar para llevar adelante un proyecto.

Nubelo, Guru o Freelancers también son sitios web que se ofrecen como intermediarios en la contratación de profesionales independientes y que favorecen la gestión de proyectos.

También existen varias herramientas digitales que sirven para coordinar el cotrabajo en forma virtual. Wrike, BaseCamp, Toolea o Gestión de Proyectos son sistemas web que organizan el trabajo y sincronizan al equipo.

Trello es otra plataforma de gestión de proyectos muy utilizada en espacios de coworking, ya que permite a los equipos colaborar en proyectos conjuntos, compartir nuevas ideas y realizar un seguimiento del  progreso de los proyectos antiguos.

coworking infografia

Foto: Shutterstock

 

Comentarios