Compartir

Es Invisible a los ojos, pero se puede ver. El próximo viernes 10 de abril se presenta en el Centro Cultural Caras y Caretas una versión digital, colaborativa y latinoamericana de “El Principito”, clásico cuento de Antoine de Saint-Exupéry​.

logo invisible a los ojosFruto del aporte colaborativo de más de 150 ilustradores de Argentina y América Latina, Invisible a los Ojos es una versión del cuento que fue posible gracias a la confluencia de varios factores. La primera, y puntapié inicial del proyecto, fue la finalización de los derechos de propiedad intelectual sobre el libro, que en enero pasó a dominio público. La posibilidad de realizar convocatorias en tiempo real a través de redes sociales, los proyectos de ilustración colaborativa como “Jueves de Interpretación” y la adopción de lógicas propias de la cultura colaborativa fueron ejes, también fundamentales, que dieron vida al proyecto.

​”Invisible a los Ojos es un tributo colectivo, creativo y digital del ​cuento que leímos todos”, afirman los cuatro gestores del proyecto. Juan Manuel Garrido, Tamara Méndez, Tatiana Pollero y Micaela Sánchez Malcolm están detrás del surgimiento y gestión de Invisible, pero afirman que los verdaderos hacedores son los más de 150 ilustradores que dan vida a los 27 capítulos del libro.

 

El origen 

“El proyecto comenzó en enero, cuando el libro pasó a dominio público. Pensamos 27 capítulos, 27 ilustradores, 27 oportunidades. Pero desde el día 1, no paramos de crecer”, cuanta Juan Manuel. “Cientos de artistas de toda América Latina levantaron el guante luego de la convocatoria inicial y tuvimos que elegir solo 160: nos resultaba imposible trabajar con el material de todos siendo sólo cuatro los organizadores”, completa Tatiana.

Una de las ilustraciones de "Invisible a los ojos", realizada por Felipe Niño.
Una de las ilustraciones de “Invisible a los ojos”, realizada por Felipe Niño.

La plataforma digital que conjuga el texto original del “El Principito” con aportes de los ilustradores participantes, tiene licencia Creative Commons. Según Tamara, “Elegimos una licencia con atribución no comercial, para que la obra pueda ser usada, versionada y regenerada, pero sin fines comerciales”.

Próximos pasos

“Pensamos una versión del cuento completamente diferente: ecléctica, plural, dinámica. De todos y para todos. Nació en digital, es propia de la cultura digital, pero queremos llevarla a un libro”, anticipa Micaela. “Por eso, el próximo desafío es realizar una campaña crowfounding (qué es) para poder difundir, también analógicamente, esta versión”.

Evento lanzamiento

Viernes 10 de abril – 19 hs.

Centro Cultural Caras y Caretas (Venezuela 370, CABA ​ –dónde queda-​)

 

 

Comentarios