Compartir

Papelerío, trámites, presentaciones, firmas, sellos y mucha paciencia. Abrir una empresa en la Argentina no es tarea sencilla hoy por hoy. Según el estudio Doing Business, realizado por el Banco Mundial, se necesitan al menos 25 días para tener los papeles de un negocio en la mano.

Para terminar con tanta burocracia, allanar el camino a los emprendedores y acercarse a experiencias como la de Nueva Zelanda (dónde sólo se demora un día en la constitución de una persona jurídica), la SePyme, dependiente del Ministerio de Producción, presentará un proyecto de ley apoyado por la Asociación de Emprendedores de la Argentina (ASEA), que propone la creación de compañías en 24 horas.

Pero, además, contempla otros reclamos que el sector emprendedor viene realizando hace tiempo, como por ejemplo la posibilidad de pagarle a los empleados con acciones (sin por ello caer en el Impuesto a las Ganancias) o crear un nuevo tipo de persona jurídica: la Sociedad por Acciones Simplificada (SAS), que puede estar compuesta por un solo socio y que no necesita ser modificada si algún día deciden sumar más socios, como ocurre actualmente con la sociedad unipersonal.

TIC, las grandes aliadas de los emprendedores

No hay dudas de que las TIC son clave a la hora de agilizar gestiones administrativas y evitar pérdidas de tiempo con trámites que hace un tiempo podían realizarse sólo in situ. El cambio que hizo hace unos años la AFIP, permitiendo realizar decenas se trámites en forma online o facturas electrónicas, fue un paso muy importante en este proceso.

Es que la autogestión web no sólo implica la transformación de la gestión, sino la posibilidad de optimizar tiempos, simplificar procesos y hasta ahorrar dinero.

En este sentido, el proyecto de ley para emprendedores contempla a las nuevas tecnologías como una herramienta de gran utilidad para la creación de empresas. Por ejemplo, plantea que las SAS puedan ser creadas en forma online en el día.

O que el emprendedor tenga la posibilidad de tener sus libros contables en su sitio web. De esta forma, se reducen costos como las rúbricas, se evita el riesgo de perderlos y se hacen públicos y accesibles al Estado.

El proyecto también plantea que el CUIT pueda tramitarse en forma online y en el día, al igual que las cuentas bancarias.

Las TIC no sólo pueden hacer menos engorrosa las cuestiones burocráticas, sino que pueden ser de gran ayuda para obtener el financiamiento necesario para un negocio.

Aunque en muchos países del mundo ya existe, este proyecto de ley propone adoptar en la Argentina el crowdfunding, sistema de financiamiento colectivo que permite a las personas sumar dinero a través de Internet a un proyecto que necesita fondos.

En el país, hasta el momento, el crowdfunding público está prohibido. Con esta ley, se podrían crear plataformas online (por ejemplo, que cada banco tenga la propia) para que un emprendedor pueda subir un proyecto y ofrecer hasta el 10% de su empresa en forma de cuota partes. Una vez que se logra reunir todo el dinero, se le gira al emprendedor y queda en poder fiducidiario.

“Proformas Digitales”, la previa de las facturas

El proyecto de ley contempla la incorporación del concepto “Factura Proforma Digital”. Es decir que las pymes, a partir de esta ley, podrán emitir proformas (pre factura) y enviársela a su cliente para que él mismo procese el pago sin que ello genere ni débito ni crédito fiscal.

Lo novedoso de esto es que hasta que el cliente no la paga no puede tomarse ese IVA, lo que claramente evita que el cliente se financie con la pyme y evita que esta tenga que pagarle al estado un impuesto por algo que todavía no cobro.

Foto: Shutterstock

 

Comentarios