Compartir

Papelerío, trámites, presentaciones, firmas, sellos y mucha paciencia. Abrir una empresa en la Argentina nunca fue tarea sencilla. Según el estudio Doing Business, realizado por el Banco Mundial, se necesitaban al menos 25 días para tener los papeles de un negocio en la mano.

Para terminar con tanta burocracia, allanar el camino a los emprendedores y acercarse a experiencias como la de Nueva Zelanda (dónde sólo se demora un día en la constitución de una persona jurídica), la SePyme, dependiente del Ministerio de Producción, presentó el año pasado un proyecto de ley apoyado por la Asociación de Emprendedores de la Argentina (ASEA) que, entre otras cosas, propone la creación de compañías en 24 horas.

El proyecto fue hoy aprobado por unanimidad en el Senado de la Nación, con 57 votos a favor.

Uno de los puntos más resonantes de la ley es que permite la constitución de empresas en apenas un día: el CUIT podrá ser tramitado en forma online, se podrá abrir una cuenta bancaria en forma rápida y fácil y abrir la sociedad con un capital mínimo de dos salarios básicos.

Roberto Basualdo, presidente de la comisión de Economías Regionales, Economía Social, Micro, Pequeña y Mediana Empresa Roberto Basualdo, estimó que con esta nueva normativa el país podrá “crecer a 50 pymes por cada 1000 habitantes”, cuando en la actualidad esta relación es de apenas 15.

La tasa de actividad emprendedora en Argentina creció del 14 al 18% de 2014 a 2015 y, con esta ley, se espera que crezca aún más, según el GEM Global Entrepeneurship Monitor.

Gráfico tasa emprendedora en ArgentinaLa ley también contempla otro reclamo que el sector emprendedor viene realizando hace tiempo como la creación de un nuevo tipo de persona jurídica: la Sociedad por Acciones Simplificada (SAS), que puede estar compuesta por un solo socio y que no necesita ser modificada si algún día deciden sumar más socios, como ocurre actualmente con la sociedad unipersonal.

TIC, aliadas de los emprendedores

La nueva ley para emprendedores contempla a las nuevas tecnologías como herramientas claves en la creación de empresas. Por ejemplo, plantea que las SAS puedan ser creadas en forma online en el día.

También permite que el emprendedor tenga la posibilidad de tener sus firmas y libros contables digitalizados. De esta forma, se reducen costos como las rúbricas, se evita el riesgo de perderlos y se hacen públicos y accesibles al Estado.

Mayor acceso a financiamiento

La ley también establece la creación de un Fondo Nacional de Capital Emprendedor (FONDCE) para fomentar las nuevas ideas.

Estos serán de naturaleza público-privada y generarán estímulos para inversores de proyectos de alto impacto. Serán 10 fondos cuyo 40% corresponderá a la inversión pública, tendrán como requisito un capital mínimo de US$ 30 millones cada uno y contarán con administradores privados que seleccionarán los proyectos.

Se seleccionarán 13 aceleradoras (tres de ellas de base científica), con licencias por cuatro años, a las que se destinarán aportes para los gastos operativos y para la inversión conjunta en emprendimientos argentinos.

Se regularán los mecanismos de financiamiento colectivo para democratizar y federalizar la posibilidad de que se inviertan en el talento local.

También se otorgarán préstamos a tasa 0 para nuevos proyectos.

Los inversores registrados que apuesten al desarrollo de ideas argentinas, además, tendrán una serie de beneficios impositivos. “Los aportes de inversión en capital emprendedor podrán ser deducidos del impuesto a las ganancias” en porcentajes que “no podrán exceder el 75% de esos aportes y hasta el límite de 10% de la ganancia neta sujeta al impuesto”.

Esta deducción, sin embargo, no se realizará si la inversión total no se mantiene por un plazo de dos años.

infografia ley emprendedores

Comentarios