Compartir

Si ya tomaste la decisión de llevar tu negocio al mundo virtual y lanzar una tienda online, entonces deberás definir cuál será tu modelo de negocio.

Este paso permite visualizar tus objetivos y servirá de carta de presentación para posibles inversores. Te permitirá, entre otras cosas, definir con claridad qué vas a ofrecer al mercado, cómo vas a diferenciar tus productos, quiénes van a ser tus clientes, cómo los vas a conservar y cómo te vas a mostrar ante ellos.

Aquí te contamos algunos posibles modelos que pueden encajar con tu idea:

Modelo de negocio B2B

Es una de las últimas tendencias del mercado. El modelo “Business To Business” consiste en construir la tienda online pensando en que los productos estarán enfocados a otras empresas y no a clientes comunes.

Se apuesta por un tipo de negocio al por mayor y por ofrecer servicios bajo modelo de suscripción o con alquiler de licencias de todo tipo.

Se trata de una gran oportunidad para alcanzar una nueva clientela, ya que cada vez son más las empresas que se unen a esta filosofía de negocio. El caso de Tienda Negocios, es un ejemplo de este modelo.

Modelo de negocio B2C

Basado en el “Business to Consumer”, implica vender de una manera directa a cualquier tipo de persona. Es el modelo de negocio más común y, por lo tanto, la competencia es mayor. Sin embargo, es posible encontrar un espacio propio se se consigue distinguir los productos y la marca del resto.

Dos de los aspectos que hay que potenciar son el tipo de producto que se comercializa y el precio al que se pone a disposición de los clientes.

Modelo de negocio C2C

Otra tendencia que se está extendiendo con cada vez más fuerza es la de la tienda online basada en el modelo “Consumer to Consumer”. Bajo este modelo de negocio son los propios consumidores los que comercializan productos o servicios a otros usuarios como ellos mientras las tiendas online proporcionan la plataforma llevándose a cambio una comisión por cada operación realizada.

Muchas de las soluciones de la llamada nueva economía, como Uber, Mercado Libre o Airbnb, se ubican dentro de este modelo.

Modelo de negocio C2B

Siguiendo el modelo de negocio previo, este modelo toma un rumbo diferente. Se trata del “Consumer to business”, donde los consumidores ponen un servicio a disposición de una empresa y esta se ocupa de comercializarlo de forma paralela.

Se mantienen unos niveles de comisión en base a las operaciones que se lleven a cabo y de esta manera se convierte en un proceso beneficioso para todas las partes implicadas.

Percentil, la tienda de ropa online española, es un claro ejemplo. En este caso, usuarios venden a la tienda las prendas que ya no utilizan y, luego, la empresa las vende a otros usuarios por su cuenta.

Foto: Shutterstock

 

Comentarios