Compartir

Cuando Manuel Sáez se dispuso a darle una vuelta de rosca un elemento tan cotidiano como la bicicleta, ni se imaginaba que su creación llamaría la atención de Mauricio Macri o sería usada por Barack Obama.

Tucumano de nacimiento, pasó varios años de su vida estudiando y trabajando en el exterior, pero decidió volver a su tierra natal para abrir su emprendimiento: Brooklyness. La empresa produce diferentes accesorios que combinan tecnología y diseño de autor, pero sin dudas su producto estrella es CMYK 4.0. Se trata de una bicicleta inteligente, que logró fabricar vía financiación por crowdfunding y gracias al premio Innovar, que entrega anualmente el Ministerio de Ciencia y Tecnología.

Liviana, eléctrica y plegable, posee conectividad Bluetooth, puede detectar patrones de tráfico y diferentes situaciones de peligro que se pueden vivir en la calle. Además, para viajes largos, tiene un motor de 250 watts y una aplicación que le permite al usuario, entre otras cosas, trabar la bicicleta remotamente.

“Una vez que empezás a pedalear, sentís una enorme fuerza que te ayuda a seguir adelante. El motor te hace ir más rápido y más lejos sin transpirar”, informa este ingeniero industrial. El motor asiste al usuario en el pedaleo, pero el rodado no cuenta con acelerador. Además, alcanza una velocidad máxima de 25 kilómetros por hora, pesa 12 kilos y es fácil de transportar: su manubrio se pliega en un solo movimiento y el asiento se baja fácilmente, convirtiendo la bicicleta en un objeto super manejable.

Los emprendedores pudieron mostrarle su bicicleta inteligente a Mauricio Macri, en un viaje a Tucumán, cuando todavía era Jefe de Gobierno. Quedó tan impresionado con el producto que cuando el expresidente de los Estados Unidos, Barack Obama, visitó la Argentina, fue el único regalo que el mandatario le hizo.

Apostar por el país

Junto con los otros dos cofundadores de la empresa, Rodrigo Céspedes y Traci Pollard buscan generar valor agregado en la exportación de diseño y desarrollo y ayudar a que la gente opte por un vehículo más amigable con el medio ambiente.

Decidido a colaborar con su provincia, Sáez dirige las carreras de Diseño Industrial y Diseño Textil de la Universidad de San Pablo Tucumán y creó la Fundación para el Liderazgo en el Diseño y en el Emprendedurismo. “Allí trabajo con emprendedores locales ayudando en aspectos de creatividad y organización de estructuras de trabajo, con un enfoque en el desarrollo de aptitudes para el liderazgo. Creo que las Pymes son el motor de la economía local, por eso la idea es facilitar el trabajo de los emprendedores”, asegura.

“Apunto a que la región tome un poco más de consciencia acerca del diseño y, desde ese lugar, contribuir al crecimiento del país. Muchos dicen que estoy loco, pero yo veo oportunidades”, finaliza.

Comentarios