Elon Musk, el emprendedor que inspiró a Tony Stark

2259
Compartir

Elon Musk
Elon Musk migró a Estados Unidos como muchos, persiguiendo el sueño americano. Nacido en Sudáfrica e hijo de un ingeniero, Elon vendió su primer programa, un juego por US$ 500, a los doce años. Tiempo después se negaría a realizar el servicio militar sudafricano argumentando que servir en el ejército para reprimir a la gente negra no es una buena forma de emplear su tiempo, dejando al descubierto su modo político de pensar.

En la etapa de gestación de su pensamiento crítico, Musk recorrió -según él mismo recuerda- a obras de Nietzsche, Schopenhauer y el fantasioso mundo de Douglas Adams, el creador de La Guía de la Autoestopista Galáctica (obra de culto entre los fanáticos de la tecnología). Quizás de allí fue donde nació su interés por el espacio y los viajes espaciales.

Hoy, Elon es dueño de Space X, una de las tres compañías privadas que “reemplazaron” a la NASA en los viajes espaciales, cuando la agencia jubiló a sus transbordadores. Sin embargo, la vida pública de este emprendedor multimillonario no arrancó con el espacio.

Su primera empresa exitosa, Zip2, se encargaba de alojar y mantener contenidos y fue vendida en febrero de 1999 a Compaq por US$ 22 millones. Un mes después, fundó X.com que sería la empresa madre de Paypal, hoy en manos de eBay luego de una transacción de US$ 1.500 millones. No obstante —aún con ese éxito— su forma de hacer negocios no cambió. Si bien pasó de ser emprendedor a inversor, las inversiones que realizó siempre fueron a gran riesgo propio y persiguiendo su meta.

Elon es un fuerte defensor de los recursos del planeta y en diferentes charlas y entrevistas se muestra confiado en que el futuro de la energía es solar, por eso invirtió tanto en SolarCity —una compañía que fabrica y ofrece en leasing paneles solares— y Tesla Motors, la firma de autos eléctricos. Paradójicamente, la única forma de que los cohetes de Elon despeguen es en base a combustibles fósiles.

Su forma de pensar, su vida pública y sus ambiciones hicieron que cuando John Favre (director de Iron-Man) se sentara con Robert Downey Jr. (protagonista del filme) a pensar cómo darle forma al alma al personaje de Tony Stark surgiera el nombre de Elon Musk. En contraposición, Elon tomó inspiración de la película Iron Man para el desarrollo de su entorno virtual administrado por gestos.

El dato extra: en la planta de Space X —que sirvió de locación para la segunda de la saga— Elon conserva uno de los trajes originales usados en la película.

Compartir
¿Que te pareció la nota?

112

Comentarios
x

¿Querés saber lo último de tecnología?