Compartir

Imagínense vincular, en una única acción, diferentes estrategias de comunicación interna, externa/corporativa y de marketing de una empresa. Imagínense poder hacerlo de tal forma que el impacto y alcance de esa acción trascienda las puertas de la empresa, de sus empleados, de su órbita de acción e, incluso, de sus clientes. Todo eso es posible, a través de un plan de employee advocacy. O, en criollo, logrando que los empleados “se pongan la camiseta”.

La generación de un compromiso real, estable y, sobre todo, público entre los trabajadores y las empresas u organizaciones es la pieza fundacional de esta tendencia de marketing. Básicamente el employee advocay se basa en la voz cantante y difusora de los propios trabajadores en sus redes sociales a la hora de posicionar un producto o servicio.

Esta tendencia reúne el esfuerzo voluntario de los diferentes integrantes de una empresa. Esfuerzo porque supone la suma de las energías, de las percepciones, de los contenidos generados por los empleados para difundir sus apreciaciones sobre el trabajo (y sobre el producto) que generan diariamente.

Se trata de una acción que genera efectos inestimables pero que debe construirse sobre una relación sólida y estable con los empleados. Siguiendo la lógica de que nadie mejor que un trabajador conoce el producto o servicio que genera, su perspectiva es la más autorizada y sincera en el imaginario de clientes o potenciales clientes.

La audiencia de los empleados en redes sociales supera, casi siempre, a la de las empresas. Foto: Shutterstock.
La audiencia de los empleados en redes sociales supera, casi siempre, a la de las empresas. Foto: Shutterstock.

El desafío, para desarrollar un plan de employee advocacy es lograr una conexión entre la empresa y los empleados. Un involucramiento y un sentido de pertenencia altos para lograr:

Alcance: la suma de los contactos, audiencia y entornos de los empleados en las redes sociales por lo general supera ampliamente a la de la empresa.

Influencia: la voz de un empleado tiene un nivel de llegada e influencia mucho más fuerte (y cercana) que una acción de marketing tradicional.

Algunas líneas de acción a implementar para lograr el sentido de pertenencia y empezar a potenciar el employee advocacy son:

-Escuchar a los empleados. Darles voz (y voto) en la toma de decisiones. El empoderamiento es la clave de la confianza, el compromiso y la participación.

-Evaluar el clima interno. Analizar, mediante encuestas, sondeos o simples charlas, qué opiniones y percepciones tienen los empleados sobre el modo y el clima de trabajo.

-Fomentar la Responsabilidad Social Empresaria (RSE). El sentido de pertenencia a una empresa se refuerza si la organización promueve actividades de bien público, acciones representativas y de alto valor simbólico para la sociedad o para entornos más cercanos.

-Generar una red social empresaria (más información en esta nota).

Foto destacada: Shutterstock.

Comentarios