Compartir
Carrito de compras sobre laptop

¿Hay productos más “vendibles” que otros a través de Internet? Sí. Pero eso no significa que tu producto o servicio no pueda venderse en forma online. Con planificación y objetivos bien definidos, cualquiera puede encontrar sus propios clientes en la web.

No importa el producto que comercialicemos: lo primero que debemos tener es un panorama general para saber dónde estamos parados, cuáles son nuestras metas y un plan para llegar a ellas. Todo el camino debe ser previsible, debemos saber cuánto vamos a ganar por cada centavo invertido.

El primer paso que debemos dar es el de identificar a nuestros clientes. ¿Quiénes son? ¿Qué necesidades tienen? ¿Por qué buscan nuestro producto? ¿Cuáles son sus hábitos, sus intereses? Esto nos dará pistas sobre cómo debemos hablarles en Internet, cómo debemos interpelarlos.

Es posible que tengamos distintos tipos de clientes. Por ejemplo, si vendés coberturas médicas, no va a ser lo mismo las necesidades de una madre que las de un estudiante soltero. Probablemente, la madre demuestre mayor interés en saber si tiene clínicas cerca de su domicilio, mientras que el joven pregunte si la prepaga posee algún sistema o app para sacar turnos desde el celular.

Esto significa que el valor de los productos no lo pone tu empresa sino las necesidades de los clientes. A este valor, debés apelar a la hora de atraer a potenciales clientes.

Para comenzar a vender tus productos por Internet, además, no es necesario dejar de lado el trato “cara a cara” con tus actuales clientes. Es posible, por lo tanto, sintonizar ambos mundos: el “virtual” y el “online” (aunque sean dos partes del mismo mundo).

Muchos emprendedores tampoco se animan a vender sus productos por desconocimiento: creen que diseñar una tienda online exclusiva de la marca es demasiado caro y dificultoso. No es así. En principio, podemos empezar a comercializar nuestros productos a través de plataformas de ecommerce como Mercado Libre o a través de alguna red social, como Facebook.

También hay servicios que permiten crear y administrar el sitio web de tu negocio, de manera fácil y económica, y desde donde podés vender tus productos y cobrar por ellos en forma electrónica.

 

Foto: Shutterstock

Compartir
¿Que te pareció la nota?

7

Comentarios