Compartir

El seguimiento y análisis de rendimiento es una de las tareas imprescindibles a la hora de llevar a delante una estrategia social media. La forma en que podamos adaptar las acciones en base a las conclusiones obtenidas será la clave del éxito o fracaso de la campaña. A continuación, presentamos los indicadores más importantes que se deben evaluar a medida que se va desarrollando la estrategia.

Engagement

Sin dudas, el indicador más importante. Se trata de la forma en la que los usuarios interactúan con las publicaciones en nuestras redes sociales. Retweet, compartido, comentarios, likes, etc. Además de hacernos notar si estamos teniendo éxito con la campaña, demuestra a las claras que los seguidores están involucrados con la marca y les interesa participar de nuestras propuestas.

Alcance

El alcance es, nada más ni nada menos, que la cantidad de personas que vieron nuestro mensaje en las redes sociales. Por eso, es otro de los parámetros destacados para conocer si nuestra estrategia digital va por buen camino o si hay que buscar otras alternativas. Por supuesto que el alcance está estrechamente vinculado con el engagement ya que, mientras más interacciones haya con la publicación, mayor será el alcance.

Seguidores

Es una de las mediciones más básicas que existen. Sin embargo, es importante ver cómo crece la comunidad a medida que avanza la campaña. En este aspecto hay que tener cuidado con un pequeño gran detalle: más seguidores no siempre es sinónimo de mejores seguidores (o más resultados). Es decir, es preferible tener 1.000 seguidores activos (que interactúen con nuestras publicaciones o le interese el contenido que ofrecemos) a 50.000 que no respondan ni participen.

engagement

Influencia

Quizá, la “influencia” sea una de las variables que más cueste medir. Básicamente se trata de analizar cuánto impacto generan las publicaciones en nuestro público. Está basando en un promedio de cantidad de posteos, engagement y el alcance que logremos. Por supuesto, a mayor engagement y visibilidad, mayor influencia tedremos. Es decir, más trascendente va a ser nuestro mensaje.

Una buena herramienta que nos ayuda a medir el nivel de influencia que tenemos es Klout Score. Vinculando nuestras redes sociales, hace un análisis exhaustivo de la actividad que tuvimos y nos indica la influencia con un valor que va del 0 al 100 (vale aclarar que el promedio es 40).

Conversión

Cuando hablamos de “conversión” nos referimos a lograr que los usuarios realicen una acción determinada, planteada con anterioridad en los objetivos. Por ejemplo, si queremos que el target apuntado se suscriba a nuestro newsletter, entonces una nueva suscripción será una conversión.

Muchas veces, es difícil poder medir esta variable. Sobre todo, conocer a ciencia cierta si la conversión se dio gracias a la estrategia pensada o si llegó por otros medios. Sin embargo, es importante seguir este indicador para conocer el éxito real de la campaña.

En este sentido es recomendable segmentar lo mejor posible los objetivos para poder medir de manera más eficiente la tasa de conversión de la audiencia.

Un consejo al respecto: evaluar los niveles de conversión antes de la campaña para luego tener puntos de referencia para poder comparar.

 

Fotos: Shutterstock

Compartir
¿Que te pareció la nota?

25

Comentarios