Impresoras 3D, una herramienta para el arte y la industria

1043
Compartir
Permite crear objetos palpables y utilizables en minutos.

Hace más de 25 años que la tecnología de la impresión 3D se usa en la industria automotriz o en la aeronáutica para fabricar prototipos o piezas y repuestos de maquinarias. También médicos, dentistas y ortodoncistas imprimen prótesis, aparatos de audición, frenos y dentaduras postizas.

Sin embargo, el avance realizado en los últimos años permite que el acceso a esta tecnología ya no sea sólo industrial sino también personal. Es por eso que también artistas, arquitectos y diseñadores industriales tienen la posibilidad de imprimir sus obras o prototipos en objetos de tres dimensiones, palpables y utilizables, de una forma más rápida y fácil, sin tener que recurrir a un tercero para que lo haga.

Se trata de máquinas que apenas ocupan un espacio arriba de una mesa y, a pesar de sus reducidas dimensiones, permiten crear en minutos cualquier objeto tridimensional a partir de un diseño digital y un rollo de hilo de plástico. Los precios de estas impresoras rondan los mil o dos mil dólares, por lo que resultan relativamente  económicas para quien quiera comprarla para su PyME o para uso hogareño. 

En la Argentina se venden y ya hay un grupo que está realizando una de diseño nacional. A partir de una máquina creada usando patentes de uso libre –proyecto RepRap-, la empresa argentina Kikai Labs, se animó a fabricar las impresoras 3D. En este caso, funcionan mediante el depósito progresivo de un delgado filamento plástico que se acumula sobre una placa, aunque existen otras técnicas en el mercado.

¿Qué objetos imprimirías con una impresora 3D?

Comentarios
x

¿Querés saber lo último de tecnología?