Independientes y flexibles: cómo funcionan los nuevos formatos de trabajo

855
Compartir

Las profecías de algunas películas o series de dibujos animados empiezan a cumplirse. O eso parece, desde las zapatillas de “Volver al futuro”, pasando por los videojuegos controlados por movimientos  o los dispositivos electrónicos para la lectura de libros que anticiparon Los Simpsons años atrás. Los avances y la implementación de las tecnologías generan nuevos usos y posibilidades que impactan en la cotidianidad de los usuarios.

La proliferación de soluciones tecnológicas para diversas tareas y actividades permite, entre otras cosas, dotar de flexibilidad de horario y espacio a los trabajadores de las compañías que las implementan. Así, por ejemplo, existen empresas que a través de diferentes aplicaciones cuentan con un listado de diferentes profesionales y trabajadores que, inscriptos previamente, pueden acceder a diferentes clientes. El nuevo paradigma de trabajo propone el desarrollo de profesionales, técnicos y empleados independientes, agrupados en  empresas gestoras de los recursos.

Potencialidades, desafíos y conflictos

Uber  TransporteSe da un contexto donde proliferan las empresas y aplicaciones que permiten contratar diferentes servicios. Algunos de los ejemplos más resonantes son Uber (que brinda a sus clientes una red de transporte en más de 40 países),  HandyBook (que ofrece servicio de limpieza pintura, arreglos en general en varias ciudades de Estados Unidos y en Canadá), o Aribnb (un catálogo mundial de departamentos, loft, habitaciones en alquiler, ofrecidos por sus dueños o administradores a través de la plataforma)

En Argentina, se popularizó la aplicación EasyTaxi que, mediante un sistema de GPS envía el taxi más cercano a la casa del usuario, brindando tanto al chofer como al pasajero información pertinente (nombre, dirección, modelo de auto y patente, etc.).

Tanto en Estados Unidos, como en el mercado local, la irrupción de nuevas formas de trabajo, contratación y de relacionamiento entre usuario final, proveedor y trabajador, supone ciertos conflictos que se van dirimiendo de diferentes formas.

En el plano social, algunos estudios señalan que los trabajadores pueden sentirse aislados si trabajan únicamente en forma independiente y a través de empresas que provean empleo “on demand”. Existen, además, denuncias y protestas de trabajadores que manifiestan el incremento de la flexibilidad laboral, en función de la pérdida de autonomía y en el poder de decisión de las tarifas y honorarios.

Comentarios