Compartir

Tiene 700 millones de usuarios activos y, mes a mes, sigue sumando adeptos. Cerca de 100 millones de personas usan al menos una vez al mes las Stories, una de las últimas funcionalidades que sumó Instagram y que, al igual que Snapchat, permite compartir contenidos efímeros durante 24 horas.

Si bien fue una de las últimas en incorporarse al listado de redes sociales con grandes cuotas de mercado y gran peso entre los consumidores, Instagram fue rápidamente “comiéndose” a su competencia y ahora también está haciendo temblar al líder indiscutido: Facebook.

Es decir, está mordiéndole la mano al que le da de comer (tal vez recuerden que cuando la empresa de Mark Zuckerberg compró Instagram todos se preguntaban por qué lo hacía, ya que se trataba de una plataforma que no generaba ganancias).

Una muestra de esto es que las marcas ya logran tres veces más engagement en Instagram que el que consiguen en Facebook. Y esto sucede a pesar de que Facebook la dobla en cantidad de usuarios.

Así lo demostró un estudio realizado por SocialBakers, que determinó que las marcas tienen 3 veces mejores resultados en la red social de las fotografías y los filtros vintage. Para los famosos e influencers, la cifra es aún mayor: 3,6 veces más.

¿Cómo reaccionar ante este panorama?

¿Debemos, entonces, olvidarnos de Facebook y destinar toda la artillería en Instagram? Tampoco para tanto. Los mismos realizadores del estudios dejan en claro que estos datos no son suficientes para abandonar la red social. “Tiene demasiada escala y alcance -afirmó Jan Rezab, a AdWeek-. Lo que recomendamos es que las marcas empiecen a poner más énfasis en Instagram o, al menos, que dejen de mirarla como una simple plataforma de fotos y empiecen a verla como un lugar para conseguir conversiones”.

Además, no hay que olvidar que lo que es bueno para algunos no necesariamente debe serlo para todos. El éxito de las marcas y los famosos en Instagram poco tiene que ver con los resultados que los medios de comunicación, por ejemplo, logran en la misma plataforma.

Foto: Shutterstock

Comentarios