Compartir

Nacieron en Japón en 2007, inspirados en videojuegos y pronto fueron furor en Europa y Asia. En Argentina, los juegos de escape llegaron unos años más tarde, pero ya se pusieron de moda entre las empresas como una actividad outdoor para  fomentar el trabajo en equipo. Es que, según dicen, son una excelente modalidad para fortalecer los vínculos entre compañeros de trabajo, evaluar la capacidad de liderazgo de cada uno de ellos, así como su capacidad de resolver problemas bajo presión.

Estos juegos consisten en encerrar a tres o más personas en una habitación para que, en menos de una hora, descubran la manera de salir.

Juegos de escape, furor entre las empresas argentinas.
Buscar pistas en la oficina de un detective.

La idea es escapar usando la creatividad, el pensamiento lateral, resolviendo acertijos y enigmas. Ningún otro elemento es permitido dentro de la sala, ni siquiera el celular: los participantes sólo pueden ingeniárselas con los elementos que hay en el cuarto.

“Las empresas utilizan estos juegos con distintos objetivos: para seleccionar personal, premiar a equipos por logros o realizar eventos corporativos para agasajar a socios extranjeros o presentar productos”, cuenta la gente de Eureka, la sala pionera en toda América Latina, ubicada en el barrio de Palermo.

Como en una película

Las ambientaciones de las salas son de lo más variadas. Algunas son más “amigables”, como la habitación de un hotel en Las Vegas luego de una borrachera, una pirámide egipcia o la oficina de un detective.

Otras, en cambio, son bastante más impresionantes, dignas de una película de terror. Así, de repente, podés verte encerrado en un calabozo que se está prendiendo fuego, en el tétrico cuarto de un neuropsiquiátrico, en los cuentos de la cripta, en los juegos del  miedo o en el mismísimo infierno.

juegos de escape¿Hay riesgos físicos? No. ¿Hay que usar la fuerza o estar en forma? Tampoco. Sólo es necesario tener un músculo entrenado: el cerebro.

“Cualquiera puede jugarlo. Si bien a veces personas con tendencia a la claustrofobia nos expresan su preocupación, una vez que empieza el juego se relajan y se meten de lleno en la historia”, tranquilizan desde Eureka, quienes ya organizaron juegos de escape con más de 500 startups y empresas, entre ellas, Accenture, Microsoft, Coca-Cola y Nike.

El ojo de Gran Hermano

Todo lo que sucede en cada habitación puede ser visto desde una cabina de control. Desde allí, un coach va lanzando pistas a cada equipo y, además, los jugadores pueden ser observados por un responsable de la empresa, ya sea un jefe o algún representante del departamento de Recursos Humanos.

De esta manera, pueden observar cómo actúa cada miembro de su equipo: quién toma el liderazgo, quien se “abatata”, quien es el más atento, el más competitivo o el más resolutivo.

Por este motivo también muchas empresas comenzaron a utilizar esta metodología a la hora  de reclutar personal. En vez de una entrevista “tradicional” de trabajo, recurren a estos juegos para ver a sus candidatos “en acción” y evitar equivocarse en la selección de nuevos empleados.

Un poco de historia

En Argentina hay salas de escape en San Telmo, Almagro, Núñez y Quilmes y, si bien es un fenómeno que está creciendo, aún se encuentra en una etapa bastante verde. Sólo para comparar, en Moscú existen más de 500, algunas con efectos especiales y actores. ¿Los precios? Desde $175 por persona.

Los juegos de escape -que recuerdan a películas como The Game, El juego del miedo o El Cubo– fueron creados por el japonés Takao Kato, quien se inspiró en los juegos de escape online.

El primero fue organizado en Kyoto: participaron  más de 150 personas y sólo seis lograron salir.

 

 

Comentarios