No la contrataban por tener Síndrome de Down y abrió su propio negocio

1487
Compartir

Collete Divito tiene 26 años y una pasión: cocinar. Como toda joven, comenzó a buscar trabajo para independizarse y se presentó a decenas de entrevistas. Pero todos la rechazaban. Collete puede cocinar las cookies más ricas del mercado, pero tiene Síndrome de Down y eso por desgracia continúa siendo un impedimento para muchos empleadores.

“Muchas personas que me entrevistaron me dijeron que yo era muy linda, pero que no era una buena opción para ellos. Fue muy doloroso y me sentí muy rechazada“, confesó en una nota con el Huffington Post.

Cansada –pero no derrotada- ante tanta discriminación, y con la ayuda de su madre y de su hermana, decidió abrir Colletey, su propia panadería en Boston, Estados Unidos.

El negocio marcha sobre ruedas pero Collete no se olvida de la discriminación que tuvo que sufrir y sabe que no es la única. Por eso, ahora que su negocio está creciendo, decidió contratar personal con discapacidad.

“Nunca se den por vencidos. No dejen que nadie los ponga triste ni los haga sentir rechazados –aconseja la joven-. Mantengan su motivación y persigan sus sueños”.

Foto: Facebook

Compartir
¿Que te pareció la nota?

87

Comentarios