La innovación sobre tablas: el biodrama de Vivi Tellas

1091
Compartir

yodigo_tellas_1

Como directora, Vivi Tellas ya había conseguido logros destacables. Había fundado el Centro de Experimentación Teatral (CeT) de la Universidad de Buenos Aires, habia sido asesora en Artes Escenicos del Centro Cultural Recoleta y también directora del Teatro Sarmiento. Pero en ese momento, se dió cuenta que algo diferente había en su visión de la realidad, algo había cambiado. En el año 2002, Tellas creó el Proyecto Biodrama (¿qué es?). Según explica la autora y directora, toda su vida giró alrededor de la idea de buscar teatralidad fuera del teatro. Y, con ese objetivo, comenzó a ficcionar mundos reales, personas comunes, su mamá, su tía, su médico, mitos y rituales de su vida personal comenzaron a cobrar forma de obra.

Así como la innovación para el emprendedor, la picardía y la flexibilidad parece ser el principal motor de Vivi Tellas: su rasgo característico es que cada reescritura es acordada con los protagonistas de las obras. Personas de carne y hueso que, a través de su experiencia, sostienen los libretos. Hay una búsqueda de momentos dramáticos y de momentos límite, que se combinan.El biodrama es una dramaturgia armada a partir de una biografía, pero no se trata de gente hablando de su vida: “Lo importante es que haya escena, teatralidad. Si no, sería muy aburrido.”

Según la autora, en sus obras hay espacio para el error y la improvisación: las palabras, los gestos y las acciones no son las mismas en cada función, que siempre se encuentra en un estado de fragilidad: “un poco entregada al azar y a la inocencia de los intérpretes”.

De lógica y mente emprendedora, una de las premisas de Tellas es que “los desajustes son parte de estos trabajos”. Sus claves: Experimentar, trabajar en equipo, tener el grupo de contención necesario, mostrar algo diferente y nunca ser aburrido:

Comentarios
x

¿Querés saber lo último de tecnología?