Compartir

Una forma de conocer la real trascendencia que tiene la tecnología en la vida del individuo es en el impacto que genera en su día a día. Usos y costumbres cambian para generar una mejor calidad de vida. La combinación de dos variables (salud y tecnología)  dan como resultado mHealth o mobile health. Una tendencia que tiene la nada deleznable pretensión de modificar los hábitos y empoderar al usuario, englobando las prácticas médicas y la salud pública en soluciones móviles.

La utilización de dispositivos móviles (smartphones, tablets, etc) en el sector de la salud es la base sobre la que se construyen las soluciones de mHealth. Soluciones y aplicaciones pensadas tanto para pacientes, profesionales médicos, instituciones de salud privadas y públicas, y empresas.

IMG_20150922_112854206La principal ventaja que propone mHealth es su nivel de accesibilidad. El desarrollo de una aplicación móvil tiene costos relativamente bajos. Así, un dispositivo puede medir -por ejemplo- la saturación de oxígeno en sangre, con la misma precisión y con inversiones mucho menores que otros dispositivos específicos.

En el marco del #TICForum15, se destacó el stand Health Spot que permitió realizar consultas sobre peso, presión arterial y otros factores utilizando mHealth.  La experiencia se basó en una aplicación que podía descargarse en los celulares y que permitía acceder a diferentes servicios de consulta.

Argentina, un público interesante

Un estudio realizado por Doctoralia demostró que el 89% de los argentinos busca información sobre salud en la web: esto significa que nuestros hábitos cambiaron radicalmente. Así, por ejemplo, las apps de fitness acaparan una gran parte de las disponibles en las tiendas de aplicaciones. Con ese impulso, las soluciones tecnológicas se animan a ir más allá en la búsqueda de una mejor calidad de vida a partir de la gestión digital de la salud.

 

El dato: en Latinoamérica (fundamentalmente en Brasil, México y Argentina)se concentran el 67% de las apps de salud.

Asignaturas pendientes

El desarrollo de soluciones basadas en  mHealth se basa en la cooperación conjunta de actores públicos y privados, a través de la implementación de políticas de Estado. La sostenibilidad es clave y también uno de los desafíos más difíciles de abordar de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC).

Otro punto pendiente con respecto a este tipo de aplicaciones es la regulación que requieren. Es decir, un marco legal con un aval médico que las enmarque.

 

Imagen destacada: Shutterstock / Imagen: uSound

Comentarios