La visión "cliente-céntrica" de Jeff Bezos

1978
Jeff Bezos, de Amazon
Compartir

 

jeff bezos

 

Como tantas otras historias de emprendedores, la de Jeff Bezos comenzó en un garage. Después de graduarse en ingeniería en Princenton, de trabajar en empresas de fibra óptica e incluso Wall Street, este oriundo de Alburqueque (Nuevo México) decidió emprender por su cuenta. Proyectaba ya desde su sitio Cadabra.com la oportunidad de negocio al ofrecer un catálogo de libros disponibles que se podían comprar on line.

En aquel garage, que ordenó junto a su esposa en una casa de Seattle, germinaba lo que luego conoceríamos como Amazon.com, una de las mayores compañías de Internet. “Los libros no están muriendo, simplemente, se están volviendo digitales”, decía Bezos en 2008 sobre el avance de la firma y lanzamientos como el lector Kindle.

Pese a las críticas de los analistas y mercados financieros, Amazon ha sostenido sus esfuerzos en innovación bajo la filosofìa “cliente-céntrica”. Hoy la firma tiene más de 88.000 empleados, con almacenes en todo el mundo y factura anualmente más de US$ 35.000 millones. La fortuna personal de Bezos superó los US$ 25.000 millones en 2013; usó alrededor del 1% de sus “ahorros” para la compra en medios más resonante del año: The Washington Post pasó a su control en agosto de este año.

Ahora todo el mundo quedó a la expectativa para saber cómo hará para trasladar su estrategia de negocios e innovación a un diario, en un contexto de incertidumbre en el sector de los medios de comunicación. En su primera visita al Post, Bezos anticipó que reincidirá en los tres pilares que funcionaron con Amazon: priorizar al cliente, invertir en innovación y ser paciente.

“Estamos sembrando semillas de más en este momento y te puedo garantizar que todo lo que hacemos, no va a funcionar”, dijo Bezos alguna vez. Los demás, toman nota.

 

 

Compartir
¿Que te pareció la nota?

53

Comentarios
x

¿Querés saber lo último de tecnología?