Leo Ferrari, de Antares: la precursora del boom de las cervecerías artesanales

2211
Los socios de la cervecería Antares
Compartir

Todo comenzó en 1993, cuando Leonardo Ferrari vivía con su mujer Mariana en los Estados Unidos y conocieron a Tim, un norteamericano que elaboraba cerveza en su casa. “Nos pareció alucinante y le pedimos que nos mostrara cómo se hacía. Ahí nos empezamos a enganchar, nos contagiamos de esa pasión”, recuerda Ferrari, quien hoy es uno de los dueños de Antares, la marca líder de cerveza artesanal.

El matrimonio no había terminado de juntar los 250 dólares que valía, en aquel momento, el kit para hacer cerveza casera cuando decidieron cambiar sus planes de vida: volverían a la Argentina porque les parecía importante que su hija, recién nacida, se criara rodeada de familia. “El día que nos volvíamos estábamos terminando de subir las valijas y aparece Tim con un bolso gigante y me dice: ‘Tomá este es mi regalo para ustedes, para que no se olviden nunca de mí. Te traje el kit para que hagas cerveza casera en Argentina’”, cuenta en una entrevista en Perros de la calle.

Una vez en Argentina y luego de experimentar, estudiar y tratar de conseguir los ingredientes para hacer la cerveza, el matrimonio se cruzó con un viejo amigo de la Facultad, Pablo Rodríguez, y se propusieron empezar su propio emprendimiento, sin pensarlo demasiado y con sólo u$s 100.000 que juntaron con ayuda de familiares.

Hoy, tienen 35 locales por todo el país (33 franquicias y 2 propios). Además, planean sumar otros seis este año (en Lanús, Comodoro Rivadavia, Rosario, Córdoba y dos más en Ciudad de Buenos Aires) y  cuentan con dos plantas: a principios de año, estrenaron nueva fábrica en el Parque Industrial en Mar del Plata y, entre las dos, tienen capacidad para producir 400.000 litros de cerveza por mes.

Nueva fábrica de cervecería AntaresFerrari cuenta que su mayor desafío es mantenerse firme a las raíces que dieron identidad a la marca: ser la mejor cerveza artesanal y no perder la esencia con el crecimiento de la empresa.

“Nosotros todavía tenemos mucho espacio por crecer sin perder los fundamentos de lo que queremos hacer y sin dejar de ser una cervecería artesanal, nunca nos lo planteamos son como sacrilegios esas cosas -asegura-. Cuando hacemos una cerveza lo hacemos lo mejor que podemos, cuando no lo podamos hacer así nos dedicaremos a otra cosa porque eso lo llevas en la sangre, lo llevas en el alma es una forma de trabajar y ver la vida”.

Compartir
¿Que te pareció la nota?

139

Comentarios
x

¿Querés saber lo último de tecnología?