Cómo los emprendedores también pueden sacar provecho del Big Data

997
Compartir

En un escenario cada vez más cambiante y veloz, se vuelve más y más relevante definir una estrategia a la hora de seleccionar las herramientas y tecnologías que nos darán soporte. El Big Data es, sin dudas, uno de los recursos más valiosos para las empresas, pero también los emprendimientos y negocios pueden sacar provecho. Generar valor agregado en base a la información permite optimizar la gestión general, así como potenciar el relacionamiento con los clientes.

Pero primero conozcamos un poco qué implica esta tecnología…

Big Data bigdata4es un concepto que hace referencia al procesamiento y análisis de grandes volúmenes de datos, que pueden estar almacenados en la nube o en servidores propios. En palabras más sencillas: gran cantidad de “información” valiosa, expresada en datos y a la cual se puede acceder para conocer las actividades digitales de los usuarios de la web.

Si bien en un comienzo las grandes empresas eran las únicas capaces de invertir en esta tecnología, ya hay disponibles opciones para pequeñas empresas y emprendiemientos. Claro que no sólo implica contar con la herramienta: también abre el desafío de analizar y gestionar esos grandes volúmenes de datos digitales para poder obtener beneficios.

Por ejemplo, los negocios pueden poner toda esa información al servicio de mejorar sus procesos de comercialización. Es común que quienes recién comienzan puedan tener bajas de ventas por un cambio de comportamiento de sus clientes o porque no miden el retorno de inversión de una campaña: allí es donde entra en juego el Big Data. Ya sea para conocer los gustos y tendencias de compra y así poder implantar productos y servicios específicos o, por ejemplo, instalar publicidad segmentada que se adapte a las necesidad de los clientes.

La idea es, básicamente, convertir inputs de datos (información digital) en visiones de negocios aplicables. Esto implica conocer cada vez más a los usuarios: saber qué consumen, cuándo y con qué frecuencia para poder elaborar estrategias de venta específicas. Es decir, pasar de una inteligencia de negocios intuitiva a una racional o analítica en base a los datos que Big Data provee.

 

En frasco chico

Las necesidades propias de los modelos de negocio han hecho que surja otra variante “menor” a la del Big Data: el Small Data. Su principal ventaja es que requiere menos capacidad y recursos, en parte porque así lo requieren las necesidades de las pymes.

Su funcionamiento es similar, sólo que esta variante implica un uso más limitado de los recursos de analítica, ya que también se enfoca de una manera más detallada y personalizada. Así, las empresas que utilicen el Small Data podrán conocer en detalle información como la edad o el nivel económico y social de sus posibles compradores: información crucial en los procesos de inteligencia de negocio.

Como si fuera poco, la información recopilada gracias al Small Data se genera en tiempo real, lo que permite una toma de decisiones mucho más rápida. Los pequeños negocios tienen la oportunidad de cambiar sus acciones de forma más ágil, por eso necesitan soluciones eficientes en este sentido. Podemos determinar, entonces, que ofrece datos más prácticos para aquellas empresas con necesidades más concretas.

De todos modos los expertos recomiendan ir de a poco: definir los casos de uso y a partir de allí determinar qué tipo de solución de datos se necesita. La clave es avanzar proyecto por proyecto, estudiando los resultados y aplicando gestiones analíticas a las estrategias de venta.

Comentarios