Compartir

Todo el tiempo, incluso sin ser demasiado conscientes del proceso, incorporamos aplicaciones, consumimos contenidos, demandamos alternativas digitales al papel y nos subimos a soluciones basadas en diferentes combinaciones de ceros y unos.

Actividades propias del ocio, académicas, laborales y profesionales suponen nuevos desafíos y exigencias para los proveedores de os servicios o productos que solemos consumir. La siempre bien ponderada regla de tres simpl indicaría que a mayor aceptación y uso de herramientas digitales, mayores requerimientos y expectativas por parte de los usuarios.

Hasta ahí un estado de situación más o menos reconocido por los usuarios y los proveedores de “lo digital”. El alerta aparece cuando se empiezan a realizar estimaciones y proyecciones sobre el futuro digital al que muchos, sino todos, podemos aspirar. El Instituto por el futuro (Institute For The Future en inglés) elaboró un estudio denominado “The Information Generation: Transforming The Future, Today“. La investigación apunta, básicamente, a evaluar el impacto que generamos los usuarios, devenidos en masa demandante y en ciudadanos digitales.

La conectividad omnipresente, los mayores niveles de participación e involucramiento en Internet conforman a ese ciudadano que está, cada vez más, abierto a opciones digitales.

Según el estudio, basado en una encuesta a 3.600 directores y empleados jerárquicos en empresas de 18 países diferentes, existen algunos lineamientos que los empresarios deben seguir para cumplir las expectativas de sus clientes.

Según las estimaciones publicadas por el Instituto, se espera que para el 2020 un total de 7 mil millones de personas utilizarán (al menos) 30 mil millones de dispositivos. Los datos creados y consumidos por estos usuarios sumarán la enorme suma de 44 zettabytes de datos (o 44 billones de gigabytes). En esa línea, casi el 50% de los encuestados manifiesta no saber qué hacer con esa información.

Cómo acercar el futuro digital

Alcances y limitaciones del futuro digital. Foto: Shutterstock
Alcances y limitaciones del futuro digital. Foto: Shutterstock

El panorama construido por el informe levanta un postulado principal: aquellos empresarios que deseen la prosperidad, deberán transformarse. Esa transformación, basada en la transgresión, sostenerse en cinco atributos principales:

  1. Iniciativa: analizar los mercados y detectar nuevas oportunidades anticipadamente en los mercados;
  2. Demostrar transparencia y confianza
  3. Ser ágiles al momento de innovar;
  4. Personalizar las experiencias de los usuarios/clientes;
  5. Trabajar en tiempo real

Sin embargo, y aún cuando todos los entrevistados identifican la importancia de cumplir con estos cinco preceptos, no todos los cumplen. Veamos algunos datos:

-Sólo el 12% puede anticipar y detectar nuevas oportunidades

-El 9% incorpora innovaciones en forma ágil

-La transparencia y la confianza es potestad del 14%

-La personalización es tomada en serio por el 11% de los empresarios entrevistados

-Sólo el 12%, operar en tiempo real.

En función de las limitaciones actuales el informe presentado por el Instituto por el futuro indica que para los líderes empresariales de hoy, “no estamos preparados para un futuro digital”.

Foto destacada: ShutterStock.

Comentarios