Compartir

Jueves. Llevamos acumulado todo el cansancio de la semana. El celular suena a las 6.30. Tenemos un día agitado, con reuniones y varias tareas pendientes. Postergamos la alarma 10 minutos más. Nos quedamos dormidos. Llegamos tarde.

Una startup canadiense tuvo una idea para terminar con esta “tentación” de posponer la alarma indefinidamente. Se trata de Ruggie, un despertador con forma de alfombra que sólo dejará de sonar cuando nos levantamos realmente de la cama.

Financiada a través de la plataforma de crowfunding Kickstarter, la mullida alfombrita tiene un reloj digital cuya luz se apaga a los 20 segundos para evitar molestarnos por la noche y permite que personalicemos la alarma con el sonido o canción que más nos guste.

Pero lo novedoso de este objeto es que nos obliga a salir de la cama, ya que no es posible apagar la alarma con un botón. La alfombra posee unos sensores y la única forma de que el sonido se detenga es parándonos sobre ella durante al menos tres segundos.

Una vez apagada, la alfombra intentará convencernos de que no nos volvamos a acostar alentándonos con frases motivadoras que también podremos personalizar.

Compartir
¿Que te pareció la nota?

21

Comentarios