5 consejos para preparar una entrevista laboral

1368
Compartir

Aunque suene absurdo, el trabajo comienza desde el día de la primer entrevista para el puesto. Antes de comenzar a describir la comunicación kinésica o no verbal hay unos puntos a tener en cuenta. El primero la indumentaria, es importante seleccionar el vestuario correcto para ese momento. Segundo, es fundamental invertir unos minutos en conocer la web de la empresa. A qué se dedica, nombre del Presidente, qué productos tiene en el mercado, cuál es su competencia, cuál es su punto fuerte en el mercado y a cuál debe apuntar para mejorar. Estos conocimientos nos van a ayudar para poder acotar y demostrar interés en la empresa a la que todavía no pertenecemos.

La comunicación no verbal o kinésica es aquella la cual no nombramos con palabras pero si con gestos. Todo movimiento es interpretado, sobretodo si nos están entrevistando. Acá les dejamos los 5 tips para lograr una entrevista exitosa

1) La vestimenta. Es la primera impresión. Por ende es recomendable provocar en la otra persona una excelente imagen. En general, la empresa no quiere verse representada por una persona desalineada o sucia. Si bien se puede adoptar una vestimenta más “casual” (según el puesto al que se aspira), tené en cuenta que estás buscando trabajo.

2) El saludo. El apretón de manos ha sido, a lo largo del tiempo, una señal usada por los profesionales de recursos humanos para comenzar a delinear la personalidad del entrevistado. Un apretón de manos, con el contacto visual y una sonrisa sincera significa la confianza y la honestidad. Pero si el apretón de manos es débil, mirando hacia otro lado, tiende a indicar que la persona carece de entusiasmo para el puesto. Por otro lado, si el apretón de manos es demasiado fuerte, demuestra agresividad, carente de sensibilidad. Finalmente, hay que evitar que el saludo se interprete como “demasiado familiar”, algo  inadecuado para una entrevista profesional.

3) El andar. La manera de caminar hacia el despacho o la sala de entrevista dice mucho acerca de su comportamiento. Si caminás con la cabeza levantada, confiado y con una zancada rápida –sin llegar a ser un trote- significa que sos entusiasta y confiado con la entrevista. En cambio, si sos lento y vacilante, demuestra tu nerviosismo, que si bien puede ser normal, también puede ser interpretado como que no estás totalmente convencido del puesto. Si caminás a paso lento y vacilante, demuestra cierto nerviosismo, que si bien puede ser normal, siempre es importante mostrarse con la cabeza erguida y con confianza.

4) Posición tomada. El cruzarse de brazos y de piernas demuestra una actitud defensiva. Lo más recomendable al momento de escuchar la propuesta es apoyar el antebrazo sobre el escritorio, de esa manera podés tener un apoyo sobre la mesa que te quite los nervios demostrando interés por las palabras que escucha.

5) El saludo final. No tires por la borda todo lo hecho hasta ese momento. Es recomendable que el apretón de manos sea muy parecido al del comienzo pero con el agregado de una sonrisa más amplia. La persona a la que estás puede ser un futuro compañero. Además el cierre es lo que más va a recordar la persona.

Compartir
¿Que te pareció la nota?

33

Comentarios
x

¿Querés saber lo último de tecnología?