Un emprendimiento sustentable que nació de una tapita de gaseosa

1029
Compartir

Francisco Ribero es arquitecto y cuando terminó sus estudios hizo una observación que podría haber pasado desapercibida y que, por el contrario, se transformó en un negocio: todas las tapitas de gaseosa tienen la misma altura y el mismo diámetro. Gracias a su tamaño estandarizado, pensó que podrían convertirse en una excelente materia prima para fabricar mosaicos coloridos, vistosos y, además, sustentables.

“Empezamos a hacer pruebas para ver de qué manera ligarlas con materiales para la construcción. Hicimos ensayos en el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) para tener un producto que tuviera las mismas prestaciones que cualquier revestimiento, hasta que llegamos a lo que hoy es Pisotapitas“, cuenta el joven emprendedor.

Los mosaicos -conformados por 64 tapitas- pueden aplicarse no sólo en el piso, sino también sobre paredes o, incluso, sobre muebles. Además, son livianos y funcionan como aislante térmico y acústico gracias al aire que queda contenido dentro de la tapa.

Lo más importante es que son ecológicos ya que logran reutilizar las tapitas de gaseosas, fabricadas con polopropileno, material que tarda cientos de años en degradarse. Como si fuera poco, se trata de una iniciativa solidaria, ya que adquieren las tapitas de programas de reciclados, como el de la Fundación Garrahan: “Ellos las venden trituradas para fabricar otros productos, pero nosotros no las fundimos sino que las reutilizamos así como vienen”, explicó Ribero en una entrevista con el diario La Razón.

Ribero trabaja junto a su mujer, Cecilia Fortunato, en el estudio de diseño #DesignNoTrash, que fabrica objetos a través de la re-contextualización de elementos, como rayuelas o bandejas. También venden cajas con nueve planchas e instrucciones para armar una pieza de diseño con la cara de varios personajes emblemáticos de la historia argentina, como la del Che Guevara, de Evita o de Gardel.

Para Ribero, la clave de su negocio radica en la innovación. “Trabajamos con clientes que nos acercan productos y nosotros desarrollamos propuestas”, dice. Y cuenta que sus intenciones son internacionalizar su negocio difundiendo su know how.

“Trabajar con tapitas está en la filosofía del equipo, que radica en pensar que el mundo no se acaba con uno, sino que sigue con los que vienen adelante. La idea es dejarles un mundo mejor”, finaliza.

Compartir
¿Que te pareció la nota?

10

Comentarios
x

¿Querés saber lo último de tecnología?