Cómo una buena alimentación puede mejorar tu rendimiento en el trabajo

114
Compartir

Administrar bien los tiempos, organizar las tareas y saber delegar, contar con tecnología adecuada y un equipo de trabajo eficiente. Incluso la música, la decoración del espacio de trabajo y una iluminación adecuada son factores que hacen mejorar nuestra productividad.

Pero, también hay hábitos fuera de la oficina que nos ayudan a aumentar nuestro rendimiento. El ejercicio (se recomienda al menos 30 minutos de actividad física diaria), un buen descanso y una alimentación equilibrada y de calidad son claves para estar más concentrados y con mayor energía.

Según un estudio realizado por la Organización Internacional del Trabajo, la mala alimentación reduce hasta un 20% la productividad laboral, además de favorecer la obesidad y el sedentarismo.

La Organización Mundial de la Salud coincide: los buenos hábitos alimenticios favorecen el rendimiento durante la jornada laboral. Recomiendan hacer un buen desayuno y optar siempre por comidas caseras.

Las extensas jornadas laborales, el estrés, el tiempo que perdemos viajando en las grandes ciudades hacen que lleguemos a casa tarde y cansados y no tengamos tiempo (o ganas) de cocinar. Esto hace que terminamos optando por la peor alternativa: comida chatarra o delivery.

¿Qué se recomienda?

  • El desayuno debe ser la comida más importante del día. Debe incluir lácteos, cereales y frutas.
  • Para almorzar, se recomienda un plato único, que debe tener fibra, hidratos de carbono y proteínas.
  • La cena debe ser liviana: una ensalada abundante que nos llene y no aporte muchas calorías.
  • Además se deben hacer colaciones a media mañana y a la tarde: pueden ser frutas, frutos secos o un yogurt.
  • El “estar a las corridas” muchas veces nos hace caer en sánguches y snacks. Tratar de evitarlos.
  • Limitar el consumo de azúcar libre a menos del 10% de la ingesta calórica total.
  • El cerebro sólo representa el 3% del peso corporal y, sin embargo, necesita el 20% de la energía que se obtiene de la comida. Por eso, para afrontar una larga jornada de trabajo, se aconseja respetar los horarios de las comidas, sin saltarse ninguna para así evitar bruscos descensos de la glucosa en sangre.

Alimentos “mágicos”

Hay ciertos alimentos que tienen propiedades que nos ayudan a tener más energía.

  • La espinaca ayuda a disminuir el estrés y estabiliza el estado de ánimo.
  • Las carnes son ricas en tirosina, que ayuda al adecuado funcionamiento del sistema nervioso central y a superar el estrés.
  • Las nueces y almendras ayudan a mantenerse activos durante el día, ya que su aporte de omega 3 contribuye a mantener la mente ágil y saludable.
  • Las semillas de chía son una rica fuente de proteínas que te ayudarán a mantener la concentración.
  • Los arándanos mejoran la memoria, el razonamiento y la capacidad de aprendizaje. Son unos potentes antioxidantes que protegen el cerebro de los radicales libres y, gracias a su contenido en ácido gálico, reducen el estrés y la degeneración cerebral.
  • Los huevos aportan proteína para tener un cerebro poderoso. Sus aminoácidos favorecen la concentración.

Compartir
¿Que te pareció la nota?

5

Comentarios
x

¿Querés saber lo último de tecnología?