#YoDigo Yunus: “Todos los seres humanos somos emprendedores”

13187
Compartir

2014 Social Good Summit - Day 2¿Puede un banquero ser distinguido como Premio Nobel de la Paz? La historia de Muhammad Yunus sigue un sinuoso camino que, iniciado en Asia, recorre el mundo montado sobre la idea de las empresas sociales.

Surgido de una familia humilde en Chittagong, la segunda ciudad en importancia de Bangladesh. Yunus se recibió de economista y viajó a Estados Unidos para realizar un doctorado, beca de Filbright mediante, en la Universidad de Vanderbilt. Posteriormente fue profesor en la Universidad de Tennesse en el mismo país.

Una vez recibido y de vuelta en su país natal, Yunus fundó 25 empresas que, hasta el día de hoy, son autosuficientes y están abocadas a la problemática social, como servicios médicos, becas para la educación, servicios en telecomunicaciones o productos alimenticios para los más carenciados. Entre estos se destaca el Grameen Bank, Fondo Grameen, Grameen shakti y Grameen Phone.

Microcréditos. Concepto ideado por el paquistaní Dr. Akhter Hameed Kahn,  Yunus supo desarrollarlo y ponerlo en práctica haciendo hincapié en estos pequeños préstamos concedidos a personas económicamente pobres que no pueden solicitar un préstamo bancario tradicional. Ferviente defensor de las empresas sociales, Yunus expresó que un modelo de empresa social debe ser un complemento a las empresas tradicionales y en ningún caso su objetivo debe ser reemplazarlas sino coexistir. Muchas de las empresas fundadas por este economista estás asociadas con multinacionales occidentales como Danone, Adidas o Nokia.

Motivado. Fue galardonado con el Premio Nobel de la Paz en 2006, por sus esfuerzos para incentivar el desarrollo social y económico desde abajo. “Para tener éxito debes creer en  tu negocio y ser capaz de persuadir a los demás de las bondades de tu producto”, expresó Yunus y agregó: “la motivación llega cuando le muestras a la gente la efectividad de lo que hacen”. También fue distinguido con el Premio Internacional Simón Bolivar en 1996 y, dos años más tarde, le entregaron el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia.

Estructura y Gestión. La primera clave es conseguir que la gente entienda su responsabilidad, que conozcan cuál es su papel dentro de la organización y cuál es el fin y el objetivo de la empresa, sostiene Yunus. La visión de la empresa debe quedar clara. Pero además “deben percibir que son evaluados por su desempeño, para que se sientan motivados y reconfortados en su trabajo”, remarcó el ganador del Premio Nobel de la Paz.

Yunus tiene creencias firmes: “me opongo a las limosnas. Anula la iniciativa y la responsabilidad de las personas. Si la gente sabe que algo es gratis, ellos destinarán sus esfuerzos en busca de lo que es gratis en vez de usar su energía para obtener algo por sí mismos. Las limosnas promueven la corrupción. El paternalismo, por muy buenas que sean sus intenciones, lleva a un camino sin salida”.

Comentarios
x

¿Querés saber lo último de tecnología?