Compartir

Nicolás Pueta nació con una malformación congénita en su pierna que lo obligó a usar una prótesis por el resto de su vida. Pero eso no fue impedimento para superar los miedos (de los demás) y jugar al rugby.

Pasó por clubes de Inglaterra y Holanda y fue premiado como “IRB Espíritu del Rugby” por su fuerza y pasión a pesar de las desventajas físicas. En esta charla TEDx cuenta su experiencia.

Compartir
¿Que te pareció la nota?

29

Comentarios