5 estrategias fundamentales para achicar los costos de la Nube

448

La adopción de la nube no deja de crecer y, por ello, también aumenta la preocupación por los costos de utilizarla y que realmente sean un aliado para el ahorro.

Según una encuesta realizada a más de 700 profesionales del sector IT, el 64% informa que la optimización del uso de la nube para ahorrar dinero fue su principal prioridad para el próximo año, de acuerdo con el sitio datacenterknowledge.com.

La manera más evidente de ahorrar es aprovechar los descuentos en los precios según los períodos y la cantidad de espacio contratada.

Igualmente, cuando se amplia la necesidad de espacio, la cosa se complica. El presupuesto promedio de la nube es de 3,5 millones de dólares para las grandes empresas y de 889.000 dólares para las Pymes.

La parte del león de estos presupuestos se lo llevan los SaaS (Software como servicio, en inglés) y la IaaS (Infrastructura como servicio), que constituyen la mayor parte de esos costos.

Es por esto que, ahora más que nunca, la gestión y optimización de estos costos de la nube es fundamental. Pero el 53% de los consultados expresó que los gastos sigue siendo un problema significativo.

A continuación, van cinco estrategias para ahorrar tiempo y dinero:

Redimensionar la nube constantemente

Una ventaja clave de la computación en la nube es la capacidad de ampliar o reducir la escala según lo dicten los negocios. Se puede pagar por lo que se necesita y sólo escalar cuando hace falta. Esto evita gastos por adelantado para comprar la capacidad que puede no necesitarse en el futuro.

El objetivo general es lograr el máximo rendimiento al menor costo posible manteniendo una configuración óptima de computación, almacenamiento y red. Si no se ajusta el tamaño correcto o se redimensionan los contratos de las nubes con regularidad, los costos se pueden disparar rápidamente.

Es un equilibrio delicado para maximizar la carga de trabajo sin gastar en exceso. Hay que revisar regularmente las necesidades y reajuste el tamaño según corresponda.

Utilizar la automatización

Hay que aprovechar la automatización de la nube que instala, configura y administra los servicios informáticos involucrados siempre que sea posible.

La automatización de tareas como las copias de seguridad y el almacenamiento, la seguridad y el compliance, el despliegue de código, la configuración y los ajustes pueden reducir la cantidad de intervención humana que se necesita.

Esto reduce los errores manuales y permite al personal de IT concentrarse en las actividades estratégicas del negocio.

La asignación dinámica de recursos puede ayudar a equilibrar las cargas para evitar la sobreutilización. Los barridos de seguridad automatizados pueden escanear en busca de posibles violaciones de la seguridad. La orquestación en la nube puede configurar los recursos para combinar los flujos de trabajo automatizados en un solo proceso que se ejecuta automáticamente.

Programación del trabajo y las cargas de trabajo

Si la empresa no realiza negocios durante la noche o los fines de semana, es probable que no haya nadie trabajando a esas horas.

Lo mismo se puede hacer con la computación en la nube. Se puede configurar los horarios para que empiecen y terminen dependiendo de las cargas de trabajo y las horas de trabajo. Si nadie va a utilizar los recursos, no hay razón para mantenerlos activos y pagar por ellos.

Esto también puede aplicarse a los proyectos y despliegues. Puede que ciertos recursos sólo necesiten estar activos durante determinados períodos de tiempo.

Revisar el uso y usar Analytics

El tablero y los análisis del proveedor de computación en nube pueden proporcionar un punto de partida para optimizar los costos. Conviene buscar señales obvias de subutilización. También se puede utilizar una plataforma de gestión de la nube (CMP) para observar el modelado detallado de los costes para obtener una información más granular.

Eliminación de ítems obsoletos o que no son utilizados

Es probable que el centro de datos en la nube de su empresa también contenga muchos datos innecesarios: lo mismo sucede en cualquier computadora hogareña. Ya que se vestá pagando por la capacidad, corresponde hacer un proceso regular para recortar o depreciar los datos a medida que se vuelven obsoletos.

También debe verificar si hay instancias, volúmenes o contenedores huérfanos que ya no se utilizan para los proyectos actuales. Los equilibradores de carga elástica (ELB, en inglés) pueden ayudar a distribuir las cargas de trabajo y el tráfico, pero por esto se paga tanto si lo utiliza como si no. Si no hay ninguna instancia asociada con los ELB, lo mejor es borrarla.

Sin embargo, hay que tener cuidado cuando vaya a eliminar elementos ya que pueden no ser recuperables en el futuro.