5 tendencias sobre usabilidad en 2020 que hay que conocer

557

El diseño de experiencia de usuario, también conocido como usabilidad o UX, continúa transformando las empresas y los productos que estas crean, este año verá no sólo como crece esta tendencia sino el aumento de la funcionalidad cruzada, la inclusividad y la especialización, todos estos indicadores de un campo maduro.

Aquí están las cinco tendencias para usabilidad en 2020, de acuerdo al sitio Invisionapp.

1. La evolución continua del diseño computacional y la inteligencia artificial

El diseño computacional es un complemento natural del diseño centrado en el usuario. En este nuevo diseño, se deja de diseñar cosas que satisfacen las necesidades humanas para diseñar computadoras y programas que pueden hacerlo automáticamente.

Estos ordenadores y programas son lo qie el informe Design in Tech Report 2019 llamó «IA aburrida». Se trata de la IA que está haciendo algún bien en el mundo. En pocas palabras, son cosas hechas por el hombre que imitan nuestros procesos de toma de decisiones y exploran las posibilidades dentro de parámetros definidos, como lo haría un ser humano, pero más rápido.

Tradicionalmente, puede costar mucho tiempo, esfuerzo y dinero diseñar y probar opciones que encajen dentro de las limitaciones de un proyecto determinado. Pero ahora existen programas que permiten decisiones de diseño más rápidas, por lo que se pueden establecer los parámetros y restricciones y dejar que nuestras computadoras elaboren las opciones de diseño para ser probadas en pantalla. Esa carga de trabajo particular se quita de los hombros humanos y se acelera considerablemente, permitiendo considerar nuevos y mayores problemas de diseño.

En el diseño clásico, la pregunta es cómo diseñar una silla hermosa y cómoda; y desde una perspectiva de diseño, esto se convierte en «¿Hace falta una silla?»; mientras que en el diseño computacional la pregunta es «¿Se pueden organizar los asientos en las ciudades para mejorar la vida social?»

Y ya hay programas informáticos que permiten esta evolución, como Rhino, Marionette y Dynamo, que sólo serán más utilizados a medida que el papel del diseño en un mundo centrado en el ser humano continúe evolucionando.

2. El crecimiento del diseñador de negocios

A medida que más empresas se dan cuenta del valor comercial de dar prioridad al diseño, el pensamiento del diseño se vuelve cada vez más crítico para dar forma a la estrategia empresarial. Las personas con mentalidad empresarial están aprendiendo y adoptando el poder del pensamiento de diseño mientras que los diseñadores estudian los negocios.

Esta integración de dos enfoques aparentemente dispares sólo se intensificará a medida que las empresas empiecen a ver los beneficios de un matrimonio más fuerte y feliz entre los negocios y el diseño.

La empresa de diseño centrada en la innovación IDEO fue pionera en el diseño de negocios, un papel que entrelaza intrincadamente los negocios y el diseño. Un diseñador de negocios tiene la cabeza de una persona de negocios, el corazón de un diseñador, y la habilidad de entender y comunicar a través de todo el ciclo de vida de un producto, desde la investigación, el desarrollo y el diseño hasta las pruebas, la estrategia de marketing y la retirada del producto (¡o la iteración!).

De acuerdo con la descripción del trabajo de Diseño Empresarial de IDEO: «Los diseñadores de negocios toman la innovación jugosa, creativa y centrada en el ser humano y la hacen triunfar en el mundo real. Utilizamos la estrategia, el análisis y el modelo financiero como herramientas de diseño generativo, y ayudamos a las organizaciones a convertir sus ideas más grandes y salvajes en negocios con viabilidad a largo plazo».

Aunque la posición parece haberse originado con IDEO, ya están apareciendo en grandes empresas como Ford e IBM, así como en el ecosistema emprendedor.

3. Creciente enfoque en el diseño inclusivo

Hay una sección entera del informe Design in Tech de 2019 a «abordar el desequilibrio», llamando al mundo del diseño a «resolver para uno, extenderse a muchos». La voz de Lo que se pide es un mayor solapamiento entre el diseño UX (diseño de grandes experiencias para los usuarios) y el diseño universal (diseño para la accesibilidad e inclusión).

Según el Imperativo de Diseño Inclusivo de Forrester (de abril de 2019), muchas empresas se centran en el 80% de sus usuarios que son «normales» o «promedio» y se pierden la riqueza de oportunidades que el otro 20% trae a la mesa. El Imperativo también señala que muchas empresas sólo abordan las preocupaciones de accesibilidad según lo requerido por el cumplimiento legal.

El diseño inclusivo hace que la accesibilidad y la inclusión sean centrales en el proceso de diseño de UX desde el principio. De hecho, Forrester incluso pide a las organizaciones que inicien el proceso de diseño con las necesidades del 20%, señalando que «centrarse en los márgenes no sólo abre las puertas a nuevos mercados, sino que también produce el deseable efecto secundario de soluciones innovadoras de las que también se benefician los que no están en los márgenes».

4. Aumentar la integración de los datos y el diseño

Los diseñadores y desarrolladores colaboran cada vez más, y esa integración continuará y se profundizará a medida que los datos y el diseño se conecten de manera más intrincada.

Las Predicciones 2020 de Forrester proponen que «las empresas avanzadas duplicarán su presupuesto de estrategia de datos», y un reciente informe de McKinsey pide una alianza más fuerte entre los datos y el diseño:

«No basta con contratar tanto a diseñadores como a profesionales de los datos para realizar sus funciones discretas (incluso cuando están en el mismo proyecto). Las organizaciones deben permitir que ambos trabajen eficazmente al mismo tiempo, de modo que el todo sea mayor que la suma de sus partes».

Y las empresas más avanzadas utilizan los datos para marcar una gran diferencia en el balance final. Según el modelo de madurez del diseño de InVision, el 5% de las organizaciones más importantes abordan el diseño de una manera verdaderamente integrada que eleva la estrategia, aumenta la cuota de mercado y aumenta el impacto en los empleados. En estas organizaciones, la relación diseñador-desarrollador está en un equilibrio más saludable, los sistemas de diseño son comúnmente adoptados, y la investigación de los usuarios se cuece en la mayoría de los flujos de trabajo.

Esta integración requiere un cambio de mentalidad de isla a algo parecido a una mentalidad de escuadrón, un concepto familiar en las metodologías ágiles. En lugar de tener datos y equipos de diseño que trabajen como entidades separadas con comunicación y cooperación como puente entre ambas (mentalidad de isla), una mentalidad de escuadrón requiere equipos multifuncionales para ir más allá de esto y hacia una colaboración integrada, compartiendo conocimientos, habilidades y flujos de trabajo.

5. Una mayor demanda de profesionales especializados en UX

En general, las empresas están dedicando más atención y recursos al diseño, lo que resulta en equipos de diseño más grandes que nunca. Google tiene más de 3.000 diseñadores e IBM tiene más de 2.000. Algunas compañías de seguros y financieras incluso tienen equipos de diseño de 150 o más. A medida que los equipos de diseño crecen en el nuevo año, está claro que veremos aún más demanda de profesionales de UX que puedan prosperar en una experiencia de desarrollo de productos cada vez más integrada.

Por ejemplo, compañías como Amazon, Google, Microsoft y Airbnb están actualmente contratando:

  • Diseñadores de UX con experiencia en el desarrollo y el trabajo con guías de estilo
  • Diseñadores de UX con capacidad para comunicarse a niveles altamente técnicos con científicos e ingenieros de datos
  • Escritores e investigadores de UX con experiencia en gestión de proyectos
  • Los «gerentes» de diseño de UX que proporcionan liderazgo en la intersección de la investigación, desarrollo, diseño, ingeniería, contenido, marketing y estrategia de negocios
  • Los internos de UX con habilidades demostradas en diseño gráfico, edición de video y modelado 3D

Esta tendencia no se limita a las grandes empresas con recursos para contratar especialistas en UX. Incluso las compañías más pequeñas y las nuevas empresas ven el valor de esta funcionalidad cruzada.