Estos son los 6 beneficios de abrir una franquicia

74
Imagen de Engin Akyurt en Pixabay

Tener un negocio propio puede ser el sueño de muchas personas. Sin embargo, no son muchas las que se atreven a dar el salto y menos aún las que consiguen perdurar en el tiempo, dado que la mayoría se ve forzada a detener sus operaciones antes de los primeros dos años, según diversos estudios.

Esto ocurre incluso cuando se tiene el capital necesario para emprender, dado que la otra cuestión fundamental a considerar es el riesgo, que siempre hay que buscar que sea el menor posible. Una posible solución es involucrarse en el mundo de las franquicias, un modelo de negocio que incluye marcas y procesos probados, que funcionan exitosamente en el mercado.

Este tipo de modelo, en el que la empresa franquiciante -dueña de una marca- autoriza a otros (una franquicia) a utilizarla para comercializar productos y servicios, ofrece varias ventajas: las franquicias tienen una importante posibilidad de éxito con un rápido retorno de la inversión.

A continuación, seis posibles beneficios de apostar por una franquicia:

Trasmisión del know how

Entre las principales ventajas que se obtienen al adquirir una franquicia, está el know how; es decir, la experiencia que el dueño de la franquicia ya tiene en el mercado y se encarga de transmitirle al franquiciado para que este pueda utilizarla en áreas como producción, administración, marketing, finanzas y recursos humanos.

En este sentido, los franquiciantes ofrecen asistencia en cada paso del proceso.

Minimiza el riesgo

Una franquicia, cuando se la compara con la posibilidad de comenzar un negocio desde cero, supone una inversión relativamente baja que ofrece éxito en poco tiempo y por período largo.

¿Por qué? El valor de la marca elegida tiene un peso importante a la hora de atraer clientes, lo que evita iniciar este proceso desde la nada.

Capacitación constante

Como ya se mencionó, tras la firma del contrato comienza un proceso de entrenamiento constante que puede durar hasta seis meses para que ambas partes se aseguren que el nuevo franquiciado sepa todo lo que tiene que saber antes de comenzar sus operaciones.

Más allá de que esto redunda en el interés inmediato del franquiciante dado que está cobrando por la licencia, además es importante porque necesita mantener el buen nombre de la marca.

Control y evaluación

A fin de mejorar e impulsar el desarrollo del negocio, el controlante de la franquicia realizará visitas periódicas para evaluar el desempeño y cómo se llevan a cabo los procesos, para luego aconsejar en donde se puede mejorar para ofrecer el mejor producto o servicio posible, en línea con los estándares de la franquicia en cuestión.

Imagen de maayan2007 en Pixabay.

Proveedores

Pertenecer a una red de franquicias permite el abastecimiento constante de materia prima, insumos y productos gracias al concepto de economía de escala: se trata de una negociación entre los franquiciantes y los proveedores para abastecer a más locales, ofreciendo mayores beneficios a ambas partes, y descuentos considerables versus la negociación individual o de pocas locaciones.

Promoción y publicidad

La publicidad y promoción son cuestiones centrales cuando se inicia un nuevo negocio o proyecto, dado que es la forma de dar a conocer el emprendimiento así como poner de relieve los productos o servicios ofrecidos.

Se trata de un trabajo que requiere conocer mucho de investigación de mercado y estrategias de marketing y que, si se quiere hacer bien, implica contratar a expertos externos.

Al adquirir una franquicia, este trabajo es realizado en su mayor parte por el controlante de la marca, por lo que el nuevo integrante de la familia no tendrá que hacer mucho por si mismo, al menos a este respecto.