6 mitos sobre el email marketing que tenés que conocer

111

En épocas donde el marketing digital está tan enfocado en redes sociales y campañas online en Google o Facebook Ads, muchas veces nos olvidamos (o dejamos relegadas) otras estrategias efectivas de captación y fidelización de clientes. El email marketing es una de ellas. Tal vez por su simplicidad o por estar asociada al mail (un medio que parece -y sólo “parece”- haber quedado obsoleto), muchas veces se subestima su efectividad.

Tanto en negocios B2B como en B2C, el email marketing permite lograr altas tasas de ventas y retención de los clientes, sumado a que es una herramienta barata y fácil de utilizar. Por algo las grandes marcas siguen utilizándolo, ¿no?

Email marketing, en números

Un estudio de email marketing por el portal PRDaily.com 2018 asegura que el 76% de los suscriptores ha realizado una compra a partir de un email recibido. Además, estima un alto retorno de la inversión. Por cada $1 invertido, se obtienen $38.

La misma investigación desprende que, en promedi, el 2,4% de los usuarios realiza un clic en un mail y las tasas de apertura promedio son del 21%.

Según Digital Agency Network, nueve de cada 10 negocios que utilizan este medio como estrategia de difusión, lo consideran como una técnica exitosa.

Los 6 mitos sobre el email marketing

Mito #1: Si mandamos muchos mails es spam

Una de las grandes dudas acerca del email marketing es cuál es la cantidad de mails que debemos enviar para no “cansar” al cliente. ¿Nos convertiremos en spam si hacemos envíos frecuentes? En este caso, la pregunta no es tanto la cantidad, sino la calidad. La clave está en realizar una segmentación inteligente de las bases de datos y enviar contenido relevante e interesante para cada una de ellas. De esta manera, al ofrecerle la información, descuentos o promociones que ellos necesitan y están esperando, no nos convertiremos en una molestia.

Contar con una plataforma de envíos de email marketing es clave para gestionar con eficiencia la base de datos ya que estas soluciones permiten, entre otras cosas, aplicar filtros y detectar contactos erróneos o inexistentes con el objetivo de mantener la base de clientes sana  y actualizada.

Mito #2: Si se cancela una suscripción, es una mala señal

Es lo más normal. Siempre habrá usuarios que deciden cancelar las suscripciones. Por este motivo, no hay que alarmarse. Sólo deberíamos preguntarnos qué estamos haciendo mal cuando las cancelaciones son masivas. Tal vez, en ese caso, no estamos haciendo los envíos a los destinatarios indicados o nuestros contenidos no son los suficientemente atractivos.

Mito #3: Los asuntos muy largos, son poco eficaces

Si bien es un hecho que los usuarios de internet dedican cada vez menos tiempo a la lectura, en el caso de los asuntos de los mails es preferible captar la atención de los destinatarios. Un asunto extenso, pero atractivo e intrigante, tendrá sin dudas mejores tasas de apertura que uno corto, pero genérico.

Algunas recomendaciones para redactar los asuntos son emplear campos personalizados (por ejemplo, con el nombre del destinatario), aprovechar emojis (siempre y cuando el tono de la empresa lo permita), usar preguntas o productos de interés.

Mito #4: Nunca enviar mensajes repetidos

¿Cuántas veces se nos traspapeló un mail en nuestra bandeja de entrada? Recibimos decenas de mails por dia, por lo que es muy probable que la respuesta sea “muchas”. Por este motivo, no está mal reforzar el envío de un mismo contenido dos o tres veces en una estrategia de email marketing. Por supuesto, no es adecuado abusar de esta acción. Reservarla únicamente para contenidos de gran relevancia y emplearla en períodos de tiempo no muy cortos: no es lo mismo repetir el mismo contenido dos veces al mes que dos veces a la semana.

Mito #5: Una buena estrategia es comprar la base de datos

Esto es un error. No sólo es ilegal sino que es contraproducente para nuestra estrategia de comunicación. Las bases de datos deben estar segmentadas para que nuestros mensajes lleguen a nuestros clientes objetivo. En email marketing, cantidad no es sinónimo de calidad.

Mito #6: Existen días y horarios óptimos para enviar mails

Seguramente, escuchaste que es mejor enviar mails los días martes y a las 6 de la mañana. Algunas investigaciones afirman que hay días y horarios que prometen mayores tasas de apertura que otros. Lo cierto es que si todas las marcas enviamos mails los mismos días y horarios, las probabilidades de ser leídos disminuyen drásticamente.

Lo mejor es adaptar el momento del envío a los hábitos de nuestro segmento objetivo. Si vendemos soluciones para oficinistas y gente de negocios entonces sí, tal vez la mejor opción sea realizar los envíos los días hábiles temprano por la mañana. Pero, ¿aplica esto también para el dueño de un bar? ¿O para una agencia de turismo? Claramente, no…