6 motivos por los que todo emprendedor debería ver The Founder

441

Hay varias películas que todo emprendedor debería ver. The Founder -o Hambre de Poder, en su traducción al español- es una de ellas. Disponible en Netflix, cuenta la historia de cómo Ray Kroc (interpretado por el gran Michael Keaton) pasó de ser un frustrado vendedor ambulante a adueñarse de una pequeña hamburguesería de California y convertirla en la cadena de comida rápida más grande del mundo: McDonald’s.

El film es entretenido, atrapante, está bien filmado e interpretado. A lo largo de la historia, Kroc va convirtiéndose en un vendedor fracasado a un empresario despiadado. Se trata de un personaje con claroscuros que, por momentos, despierta empatía y, en otros, rechazo y desprecio. Pero en todo su camino hacia el éxito, va dejando enseñanzas que pueden ser muy útiles para emprendedores y todo aquel que quiera triunfar el mundo de los negocios.

Motivos para ver The Founder

  • Perseverancia: al principio de la película se muestra a un Ray Kroc que va de restaurante en restaurante vendiendo batidoras para hacer malteadas que…nadie le compra. Las puertas se le cierran una y otra vez pero él, lejos de rendirse, sigue insistiendo. Así fue como, por casualidad, se encuentra en California con esta novedosa hamburguesería de los hermanos McDonald que lo sorprende no sólo por el sabor de su comida sino por la velocidad en la que despachaban los pedidos: apenas 30 segundos.
  • Planificación: en un tramo de la película se ve como los hermanos McDonald tenían todo bajo control, no dejaban nada librado al azar. Desde la distribución y diseño de la cocina (un espacio que favoreciera la eficiencia y velocidad de los empleados), hasta la calidad de sus productos. Cada hamburguesa debía tener exactamente dos pepinillos, decían.
  • Ser creativo es importante, pero no lo es todo: muchos se sorprenden al enterarse de que quien llevó a McDonald’s a cada rincón del mundo no fue precisamente quien tuvo la idea original. Los hermanos Rick y Maurice fueron la dupla creativa: a ellos se les ocurrió abrir un restaurante al paso que vendiera sólo hamburguesas de calidad, en el que no se usara vajilla ni cubiertos, que se caracterizara por un ambiente familiar y servicio express. Sin embargo, pese a su ingenio, los hermanos McDonald’s no tenía visión a futuro y eran temerosos a la hora de arriesgar e innovar. Kroc logró apropiarse de su creación, haciendo crecer el negocio a niveles que jamás imaginaron.
  • El mejor combo: Kroc tuvo la idea de abrir franquicias de McDonald’s, pero, en un momento, su idea parecía no estar funcionando. Luego de varios fracasos y de hipotecar su casa, entendió que su negocio no pasaba por vender hamburguesas sino por los negocios inmobiliarios. Si quieren saber más, vean The Founder, no queremos spoilear.
  • Networking: Los contactos muchas veces son la clave para hacer crecer el negocio. A lo largo de toda la película, se ven los esfuerzos sobrehumanos que hace Kroc para contactarse con inversores y franquiciadores. No tiene tapujos a la hora de contar sus ideas y sus preocupaciones. De hecho, gracias a los consejos e ideas de estos contactos logró superar grandes obstáculos.
  • Ambición: La ambición en exceso puede ser mala, pero no hay dudas que es el motor para llegar al éxito en los negocios. «McDonald’s puede ser la nueva iglesia de los Estados Unidos, una que no sólo abre los domingos», decía Kroc. En un momento de la película, su esposa le pregunta cuándo será suficiente para él. «Probablemente nunca», sentencia.