Ser emprendedor no es fácil y menos ahora, con la pandemia encima. Además de las dificultades habituales (falla nueve de cada 10 startups) están los problemas para conseguir capital.

Ahora, más para aquellas personas con un emprendimiento en marcha, el aislamiento provocado por el coronavirus amenaza con quedarse tanto con los fondos como con los sueños.

Pero es difícil detener a un emprendedor, incluso en momentos comos estos. La tendencia habitual es ir hacia adelante.

En cualquier caso, una inspiración posible en estos tiempos es buscar la manera de automotivarse, y que mejor que viendo películas de emprendedores de fabula recorriendo el complicado mundo de los negocios, sea en formato comedia, drama o aventura.

Pero tú no eres una persona promedio: eres un emprendedor. Eso significa que hasta cuando los tiempos son difíciles, vas a avanzar hacia adelante.

Aun así, todo esto de iniciar un negocio se vuelve muy abrumador; tómate un descanso y busca más motivaciones. ¿Y qué mejor que encontrar la inspiración viendo películas? Ya sea una aventura reconfortante, una comedia irreverente o un documental que te haga meditar, una película puede inspirar y motivar al dueño de un negocio. Con eso en mente, aquí hay once películas que todo emprendedor tiene que ver:

1. El precio de la ambición (Glengarry Glen Ross)

Se trata de una película basada en la obra de teatro ganadora del Pulitzer de Davil Mamet. En ella, aparece dramatizado duro mundo de los bienes raíces de Chicago.

«En una empresa inmobiliaria de la ciudad de Chicago, se lanza un reto muy tentador para todos los empleados: el mejor vendedor será recompensado con un Cadillac, el segundo más eficiente con un juego de cuchillos, y el que menos venda será despedido. Los vendedores reaccionan de distintas formas: empiezan a tenderse trampas y a pensar en la manera de vender o al menos de evitar ser el peor vendedor», resume Wikipedida. Porque a veces solo se trata de no quedar último.

¿Por qué verla? Ver de cerca las locuras que se pueden hacer en nombre de subir unos peldaños pueden ubicar a todo lo que nos pasa en perspectiva.

2. Los piratas de Silicon Valley (Pirates of Silicon Valley)

Es un filme hecho para televisión en 1999 y se centra en los primeros días del centro de tecnología de los Estados Unidos, así como el crecimiento posterior de Bill Gates y Steve Jobs. El estilo documental de la película deja un interesante retrato de los fundadores de Microsoft y Apple.

¿Por qué verla? Jobs y Gates son dos de los más interesantes emprendedores tecnológicos de la historia. Imposible no aprender algo de ellos.

3. Ciudadano Kane (Citizen Kane)

Esta película la tiene que ver todo el mundo, emprendedor o no. Es la obra maestra de Orson Wells de 1941, en la que Charles Foster Kane, un magnate de la prensa basado en William Randolph Hearst y su búsqueda insaciable por la fortuna y el poder.

¿Por qué verla? Sencillo: la vida no se reduce a emprender, aunque sea importante.

4. El juego de la fortuna (Moneyball)

Brad Pitt interpreta a Billy Beane, el gerente general del equipo de béisbol Oakland Athletics, que acaba de perder la temporada una vez más. Decidido a relanzar el equipo, y con la ayuda del joven un joven economista  encarnado por Jonah Hill, utilizará las estadísticas de este para fichar a los jugadores que cree más oportunos. Un método que no es compartido por sus compañeros, ni por el entrenador del equipo.

Basado en una historia real, Beane necesitaba descubrir nuevas maneras de encontrar jugadores dado que estaba corto de dinero. ¿Suena conocido?

¿Por qué verla? Ser innovador, esa es una de las características que necesita un buen emprendedor. Y, además, tiene que creer en si mismo cuando el resto está en contra, como hizo Beane.

5. Wall Street

En esta película dirigida por Oliver Stone en 1987, aparece el icónico Gordon Gekko de Michael Douglas y su frase señera, «La avaricia es buena». La historia cuenta las decisiones ilegales y poco éticas hechas por Bud Fox (Charlie Sheen) para convertirse en un millonario como Gekko, un invasor corporativo.

¿Por qué verla? Ser emprendedor no se trata solo de ser rico y famoso, sin importar el precio.

6. Jerry Maguire, seducción y desafío (Jerry Maguire)

El protagonista que da nombre a la cinta, interpretado por Tom Cruise, tenía todo: una gran carrera como representante de jugadores de fútbol americano, muchos amigos y una hermosa novia. Un día decidió que los agentes deportivos no deberían estar buscando más dinero sino una manera de cuidar mejor de sus clientes. Por esto, Maguire pierde todo y tiene que recorrer el «viaje del héroe» para recuperarse.

¿Por qué verla? Seguir un sueño no es fácil, pero en ocasiones forma el caracter y hasta sale bien.