Dice Bill Gates que así se derrota al coronavirus: ¿qué tiene que hacer la ciencia?

261

Bill Gates, mítico fundador de Microsoft, es uno de los filántropos más importantes del mundo y es, además, se uno de los divulgadores más influyentes sobre el riesgo de las enfermedades virales como el coronavirus.

Desde 2015, Gates viene diciendo que el mundo no estaba preparado para afrontar una pandemia. Y ahora este empresario, a través de su blog, sostiene que hacen falta cuatro avances científicos para superar el SARS-Co-V-2. Se trata de pruebas hogareñas, rastreo de contactos, tratamientos efectivos y una vacuna de ARN (ácido ribonucleico).

Pruebas hogareñas

Según Gates, «para reabrir la economía, necesitamos probar a suficientes personas para que podamos detectar rápidamente los puntos críticos emergentes e intervenir temprano. No queremos esperar hasta que los hospitales comiencen a llenarse y muera más gente».

Luego mencionó que «las pruebas actuales de la enfermedad requieren que los trabajadores de la salud realicen hisopos nasales, lo que significa que deben cambiar su equipo de protección antes de cada prueba».

Es por esto el fundador de Microsoft espera que se desarrollen kits de testeos hogareños. «Nuestra fundación (Bill and Melinda Gates Foundation) apoyó la investigación que muestra que hacer que los pacientes hagan el hisopado ellos mismos produce resultados que son igual de precisos. Este enfoque de hisopo automático es más rápido y seguro, ya que los reguladores deberían poder aprobar el hisopado en el hogar o en otros lugares en lugar de que las personas corran el riesgo de tener un contacto adicional», señaló para luego agregar que este tipo de pruebas van a estar disponibles en los próximos meses.

Además, Gates marcó que hace falta filtrar bien a quienes deben hacerse la prueba para no desperdiciar recursos. «Necesitamos otro avance en las pruebas, pero es social, no técnico: estándares consistentes sobre quién puede hacerse la prueba. Si el país no evalúa a las personas adecuadas (trabajadores esenciales, personas sintomáticas y personas que han estado en contacto con alguien que dio positivo), entonces estamos desperdiciando un recurso precioso y potencialmente perdiendo grandes reservas del virus. Las personas asintomáticas que no están en uno de esos tres grupos no deben hacerse la prueba hasta que haya suficientes pruebas para todos los demás».

Rastreo de contactos

El rastreo de contactos también precisa de innovaciones para enfrentar la crisis. «Una vez que alguien da positivo, los funcionarios de salud pública necesitan saber a quién más podría haber infectado esa persona. Por ahora, los Estados Unidos puede seguir el ejemplo de Alemania: entrevistar a todos los que dan positivo y usar una base de datos para asegurarse de que alguien haga un seguimiento con todos sus contactos».

«Este enfoque está lejos de ser perfecto -dijo Gates-, ya que depende de la persona infectada para informar sus contactos con precisión y requiere mucho personal para hacer un seguimiento de todos en persona», e igual «sería una mejora con respecto a la forma esporádica en que ahora se realiza el seguimiento de contactos en todos los Estados Unidos».

La mejor solución sería una adopción amplia y voluntaria de herramientas digitales. «Hay aplicaciones que te ayudarán a recordar dónde estuviste. Si alguna vez da positivo, puede revisar el historial u optar por compartirlo con quien quiera entrevistarlo sobre sus contactos», puntualizó.

Tratamientos efectivos

«La hidroxicloroquina, que funciona cambiando la forma en que el cuerpo humano reacciona a un virus, recibió mucha atención. Nuestra fundación está financiando un ensayo clínico que dará una indicación de si funciona en COVID-19 para fines de mayo, y parece que los beneficios serán modestos en el mejor de los casos», detalló Gates.

Uno de los tratamientos posibles «implica extraer sangre de pacientes que se han recuperado de COVID-19, asegurarse de que esté libre del coronavirus y otras infecciones, y administrar el plasma (y los anticuerpos que contiene) a las personas enfermas. Varias compañías importantes están trabajando juntas para ver si esto tiene éxito».

«Otro tipo de fármaco candidato implica identificar los anticuerpos que son más efectivos contra el nuevo coronavirus y luego fabricarlos en un laboratorio. Si esto funciona, aún no está claro cuántas dosis podrían producirse; depende de cuánto material de anticuerpo se necesita por dosis».

Vacuna de ARN

La cuarta innovación que inicia ensayos en humanos es una vacuna de ARN. «A diferencia de una vacuna contra la gripe, que contiene fragmentos del virus de la gripe para que su sistema inmunitario pueda aprender a atacarlos, una vacuna de ARN le proporciona a su cuerpo el código genético necesario para producir fragmentos virales por sí solo«, explicó Gates.

Al respecto, Gates explica que «una vacuna de ARN esencialmente convierte su cuerpo en su propia unidad de fabricación de vacunas. Hay al menos otros cinco esfuerzos que parecen prometedores. Pero debido a que nadie sabe qué enfoque funcionará, algunos de ellos necesitan financiación para que todos puedan avanzar a toda velocidad simultáneamente».

Pero con la vacuna no alcanza porque también hay que determinar cómo distribuirla. «Los países que proporcionan la financiación, los países donde se ejecutan las pruebas y los más afectados serán los mejor posicionados», desarrolló.

Gates afirmó: «Idealmente, habría un acuerdo global sobre quién debería recibir la vacuna primero, pero dada la cantidad de intereses en competencia que existen, es poco probable que esto suceda. Quien resuelva este problema de manera equitativa habrá hecho un gran avance».