Por qué ahora el Big Data es el mejor amigo de las finanzas personales

520
Robot's hands typing on keyboard. 3D illustration

No hay dudas de que el Big Data es la piedra basal de una transformación constitutiva de la industria financiera que la ayuda a mantener su relevancia. Pero hay un lado que muchos ven como gris: el que una de sus principales funciones sea obtener información, en forma de datos, para mejorar la experiencia del cliente produce resquemores respecto a que podría verse como una intromisión en la intimidad de las personas.

La empresas tecnológica Ingram Micro indicó en un informe publicado el año pasado que los bancos están utilizando el Big Data a favor de sus clientes de las distintas maneras que se enumeran a continuación:

  • La detección del fraude mediante el análisis de los datos, dado que es posible distinguir cuando un cliente está realizando actividad fuera de lo habitual.
  • El cumplimiento de las normas específicas respecto a la seguridad de datos y activos, lo que supone una cuota de tranquilidad extra para los clientes.
  • El análisis de datos permite a las entidades financiar segmentar a sus clientes de manera muy específica para luego ser capaces de ofrecerles productos a medida. Este marketing personalizado también sirve para mantener al cliente informado de las promociones que podrían llegar a interesarle.
  • Las entidades financieras pueden realizar la gestión de riesgo de las carteras de sus clientes de una manera más eficaz gracias al análisis de los datos del mercado en tiempo real.

«Queremos ofrecer a nuestros clientes la mejor experiencia posible, queremos ser sus asesores de confianza cuando vayan a tomar decisiones financieras, para darles tranquilidad. Y queremos hacerlo de una manera responsable y sostenible», expresó el año pasado el presidente del BBVA, Carlos Torres Vila.

“La materia prima para desarrollar la mejor experiencia y los mejores productos es el dato, que beneficiará la innovación, la inclusión y el acceso a mejores experiencias y servicios, que permitirán reducir la desigualdad y ayudar a crear más oportunidades para todos», dijo luego.

Por otro lado, un informe de la Universidad de Alcalá (España) marcó los 5 beneficios de aplicar Big Data, pero en este caso, a las finanzas corporativas:

  • El primero es el procesamiento más eficaz de los datos gracias al Big Data, que lo reduce de hasta meses a solo horas.
  • Además, el Big Data permite cruzar información mediante algoritmos para descubrir, de manera veloz, tendencias de consumo o nuevas metodologías más eficaces.
  • En tanto, los Robo Advisors, a asesores financieros automatizados, son robots que trabajan en línea y sin supervisión humana y son capaces de definir el perfil de cada inversor y determinar su riesgo financiero.
  • El Big Data ofrece una serie de plataformas en las que es posible organizar y unificar todos los datos, sostiene el informe, para de esta forma optimizar los procesos. Así,  es posible explotar toda la información de manera más eficaz gracias al procesamiento en tiempo real.
  • Gracias al Big Data es posible obtener y analizar datos no estructurados. Se trata de información que no es visible para otros sistemas informáticos y que vienen de dispositivos como drones, relojes inteligentes, GPS, redes sociales etcétera, para sacarle un mayor jugo en pos de las finanzas empresariales.

Jorge Larravide, que hasta hace poco era gerente comercial de Red Link, le contó al portal iProUp a fines del año pasado que apuntan a «aprovechar toda la información vinculada a millones de clientes para luego analizar el otorgamiento de créditos según el comportamiento de cada uno. Para todo esto, resulta fundamental la Big Data». Y agregó, entusiasmado: «El Big Data es como nuestro Vaca Muerta. Poseemos acceso a información de al menos 29 millones de personas, más las empresas. Esto, puesto en valor, ofrece innumerables aristas por sacarle rédito y crear cosas interesantes para particulares, bancos y fintech».