El increíble brazo prostético controlado con Machine Learning

70
brazo prostético controlado con Machine Learning
Crédito de la imagen: EPFL

La catarata de nuevos dispositivos que se presentan en sociedad es cada vez más caudalosa. Pero aunque muchos son sin dudas interesantes o divertidos, solo unos pocos tienen verdadero potencial de impactar en la vida de las personas. Un caso de esos es el brazo prostético controlado con Machine Learning que se está desarrollando en Suiza.

Las prótesis son una de esas áreas en donde vemos cada vez más avances. Hoy son más resistentes y más precisos que nunca. Pero eso no siempre se traduce en facilidad de uso.

Por ejemplo, con el uso de algunos sensores, se puede controlar una prótesis de brazo con relativo éxito. Moverlo arriba, abajo y a los costados. ¿Pero qué sucede luego? ¿alcanza eso para llevar adelante una vida lo más “normal” posible?

Los problemas suelen ocurrir cuando el usuario desea usar esa prótesis para tareas más complejas. La dificultad de “decirle” a una mano (y sus cinco dedos y todas las articulaciones) cómo y cuándo agarrar o soltar un objeto es mayúscula.

Por eso investigadores del École polytechnique fédérale de Lausanne (EPFL), una prestigiosa universidad suiza, pusieron manos a la obra.

Su solución recurre a la unión de dos conceptos de distintas ramas de la ciencia. De la Neuroingeniería tomaron el desciframiento de las intenciones del usuario a partir de las señales musculares transmitidas en el muñón. Y de la Robótica la habilidad de un brazo prostético para sostener objetos.

Todo esto está ungido por una capa de Inteligencia Artificial. La misma analiza las señales del usuario y los distintos objetos que enfrenta para aprender qué tipo de agarre se necesita para cada ocasión.

El objetivo es adelantarse a las intenciones del usuario. Agarrar los objetos suave pero firmemente mientras el usuario lo desee y soltarlos cuando esa sea su intención. Todo a partir de señales nerviosas e inteligencia artificial.

Y los resultados son sorprendentes. En el siguiente video podés ver con qué facilidad los investigadores pueden manipular objetos sin siquiera tocarlos.

Aunque la tecnología es por ahora experimental, su posible llegada al mercado tiene el verdadero potencial de mejorar la calidad de vida de muchísimas personas.