En medio de un contexto de pandemia global producto del COVID-19, y tras dos meses de aislamiento total y obligatorio en Wuhan, China comenzó a salir de las restricciones y ya se prepara para poner en marcha su economía una vez más.

Esto ocurrirá a partir del próximo 8 de abril y ya desde hace algunas semanas las fábricas comenzaron a operar normalmente. Pero el golpe en la economía china será duro: por primera vez en casi medio siglo, la tasa de crecimiento del PBI durante los primeros tres meses de 2020 será negativa por primera vez en casi medio siglo, según expresa el diario El Cronista.

Es este el escenario que tienen que afrontar actualmente las empresas del gigante asiático. Algunas de ellas, para sobrevivir, adaptaron sus estrategias comerciales e innovaron, e incluso consiguieron crecer a pesar de la crisis provocada por el coronavirus.

Según un informe de la consultora Boston Consulting Group (BCG), algunas marcas chinas tuvieron una performance destacable en un contexto adverso. «A medida que la crisis por el coronavirus se acelera y se extiende a más países, las empresas se esfuerzan por generar modelos de negocios que den una respuesta acorde a la pandemia. A modo de consejo de cómo los líderes empresariales pueden hacerle frente a este virus, seleccionamos casos de compañías orientales que enseñan, con el ejemplo, cómo es posible repuntar económicamente«, marcó Jorge Becerra, Senior Advisor de BCG.

La primera que destacan es la firma productora de fideos instantáneos Master Kong. Esta firma se anticipó al desabastecimiento y, por lo tanto, concentró su esfuerzo en el desarrollo de una plataforma de comercio electrónico y locales de cercanías. ¿Cómo lo lograron? Llevaron adelante un seguimiento continuo de la logística y el stock de sus productos y así fueron capaces de adaptar su cadena de suministro de forma eficiente y flexible. El restulado fue que abastecieron al 60% de los locales que se mantuvieron abiertos durante la cuarentena, tres veces más que sus competidores.

Por otro lado, más de 40 restaurantes, hoteles y cadenas de cines hicieron una alianza con Supermercados Hema, propiedad de Alibaba (la empresa creada por Jack Ma), para que su empleados trabajen para ellos y así evitar los despidos.  De esta manera, más allá de la caída de los ingresos, priorizaron al personal y lograron reubicarlos en una compañía que necesitaba refuerzos para cubrir las entregas a domicilio a causa del obvio aumento de las compras en línea.

En tanto, la compañía de cosméticos Lin Quigxuan tuvo que cerrar 40% de sus locales porque la venta minorista presencial fue prohibida. Como contrapartida, la firma puso a sus 100 empleados a trabajar en las plataformas digitales y así sus ventas online en Wuhan crecieron 200% en relación con el mismo período de 2019.

Una agencia de viajes -que el informe no identifica- se orientó al segmento B2B (business to business) para estar mejor preparado para cuando llegará la recuperación. Así, no recortaron puestos de trabajo y sus empleados pensaron nuevos productos y servicios para el sector corporativo.

Finalmente, la red social de videos Kuaishou, valuada en 28.000 millones de dólares, decidió promover contenidos educativos virtuales como una manera de compensar el cierre de los establecimientos dedicados a la enseñanza. Para lograrlo, la plataforma se asoció con el Ministerio de Educación chino para poner en funcionamiento un «aula nacional» en la nube.

¿Hay una secreto para el éxito? En China, hay una cultura organizacional y un liderazgo adaptativo que piensa en el después de la problemática en términos de oportunidad, y no solo en mitigar las pérdidas«, explicó Becerra. No alcanza con gestionar la crisis, también hay que buscar «nuevos horizontes», planteó el especialista.

Además, señala, hay que estar preparado para innovar de un momento a otro. «Estas empresas ya fueron disruptivas y escucharon al mercado y a sus clientes, con dinámicas ya aceitadas», comentó. Para superar la crisis, el management tiene que liderar la organización de una manera creativa.

(Imagen de portada de Mariana Anatoneag en Pixabay)