¿Cómo aprender un 60% más? Apagando la música

196
Aprender sin música

Escuchar música durante el trabajo es la forma en la que, sin pensarlo demasiado, muchas personas trabajan. Nos permite viajar mentalmente mientras estamos detrás del teclado de una computadora: una buena lista de himnos del rock levanta la mañana de cualquiera. ¿Quién no quiere trabajar o estudiar y aprender tarareando una pegadiza canción?

No por nada existen estudios que sugieren que la influencia de la música sobre el cerebro humano afectan de manera positiva a las emociones, el lenguaje y el movimiento, de acuerdo a un estudio de la Universidad de Florida, Estados Unidos.

Sin embargo, hay una actividad para la cual la música es el enemigo número uno. Una investigación realizada por la Universidad Metropolitana de Cardiff, en Inglaterra, muestra que los estudiantes que realizaron sus estudios en un ambiente tranquilo se desempeñaron un 60% mejor que aquellos que lo hacían escuchando música con letra.

En la investigación, se les pidió a los voluntarios que estudiaran para un examen de comprensión de lectura de distintas maneras: en silencio, bajo el asedio del heavy metal, al ritmo de las canciones pop del momento o al amparo de música instrumental.

Los resultados fueron sorpresivos: no importaba si escuchaban a Dark Angel o Katy Perry, el rendimiento de los alumnos que escucharon música estuvo por debajo de aquellos que estudiaron en silencio. En algunos casos, la diferencia de resultados se ubico por encima del 60%. Y, además, aquellos que estudiaron con música sin letra tuvieron un mejor desempeño.

¿Las razones de esta brecha? El «efecto de sonido irrelevante». Puntualmente, uno de los investigadores, Nick Perham, explica cómo la música interfiere con la comprensión de la lectura y la memorización.

«El efecto de sonido irrelevante proviene del intento de procesar dos fuentes de información ordenada al mismo tiempo, una de la tarea y otra del sonido», señala.

Cuando el estudiante lee escuchando música con letra, «las dos fuentes de palabras, la de estudio y la de las canciones, están en conflicto. El costo subsiguiente es un menor desempeño en presencia de la música con letra», dice.

La música en el trabajo te relajaSin embargo, no todas son malas noticias para todas aquellas personas amantes de la música a cualquier hora del día: es probable que los jugos de la creatividad fluyan mejor si estás escuchando música, comenta Perham.

Y otras investigaciones muestran que puedes hacer tareas rutinarias y aburridas con las canciones puestas dado que allí el desempeño mejora con los auriculares puestos. La música sólo perjudicará tu rendimiento cuando se trate de tipos específicos de aprendizaje.

Hay veces en que la música mejora el rendimiento en el trabajo

Hay ocasiones, sin embargo, en las que la música es beneficiosa.

De acuerdo al estudio «The effect of music listening on work performance» (en castellano, «Los efectos de la música sobre el rendimiento en el trabajo»), de la investigadora Teresa Lesiuk de la Universidad de Windsor, escuchar música en el trabajo tiene un impacto positivo sobre el rendimiento de los trabajadores.

Y según una investigación realizado por el Laboratorio de Neurociencia de la Universidad de Stanford, la música trabaja sobre las áreas del cerebro que gobiernan la capacidad de atención y las capacidades de predicción.

Cuando escuchamos una melodía, dice el estudio, se despierta la intuición, la «inteligencia subjetiva» capaz de percibir detalles más sutiles en las situaciones y el entorno.

Qué música escuchar

  • Lo mejor es oir música tranquila y melódica ya que permite alcanzar una gran concentración.
  • Las canciones con demasiado ritmo y gran presencia de voces nos despiertan y hasta aceleran. Es ideal para llevar a cabo tareas muy mecánicas.
  • La música demasiado activa distrae, excita y «enloquece» al sistema nervioso, así que no se recomienda.

Si bien sobran las listas de música «para trabajar», la que dejamos a continuación es particulamente recomendable por su tranquilidad.