La cuarentena supone no solo una carga pesada para las personas, sino también para los dispositivos que usamos todos los días. No es imposible que esos equipos hogareños que muchas personas usaban un rato cada día se vean afectados por el intensivo uso.

En caso de que se rompa, o decidamos que su vida útil llegó al final, elegir y comprar una computadora que se adapte realmente a lo que necesitamos es un desafío porque hay mucha variedad de características y especificaciones a tener en cuenta. Y más aún en el desafiante contexto argentino, donde por cuestiones relacionadas con el cierre de los canales comerciales y la cuarentena que también aplicó a los fabricantes, conseguir una se hace complicado.

¿Notebook o PC?

Decidir esta cuestión no solo tiene que ver con la portabilidad sino también con la comodidad. Y con la capacidad de proceso.

A favor de la notebook, y pensando en la poscuarentena, hay que marcar que la podemos llevar a todos lados. Pero la PC tiene una mayor capacidad de proceso y la pantalla suele ser más grande. Además, el equipo portátil es llamativamente más costoso.

¿Qué hay que mirar?

Procesador

Acá hay que tener en cuenta uso se le dará a la computadora. No importa si se trata de una computadora de escritorio o una notebook, la cuestión es para que la vamos a usar en el día a día. ¿Necesito varios programas funcionando a la vez? ¿Voy a usarla para chequear redes sociales y manejar programas de ofimática? ¿O necesito trabajar con audio y video a la vez? Para ver las capacidades de cada procesador, existen páginas web que los comparan. Una muy útil es Versus

Los mejores son los Intel Core línea i, para el trabajo doméstico entre un i3 y un i5 basta., Sino, la línea Ryzen de AMD hacen muy bien su trabajo.

Placa de video

Hoy en día, los microprocesadores vienen con un procesador de video integrado, el cual permite que podamos ver y reproducir imágenes.

Este procesador de video será suficiente y nos permitirá trabajar y ver videos en alta resolución sin ningún inconveniente.

Si hace falta editar video de manera más amplia, vamos a necesitar un procesador dedicado a estos menesteres.

Memoria RAM

Esto es fundamental. Cuanta más memoria RAM tenga el equipo, mejor va a ser su rendimiento. Es decir, si uno trabaja con varios programas de ofimática a la vez, muchas pestañas del navegador y a la vez escucha música o ve una serie, hace falta una importante capacidad. Se recomienda un mínimo de 4 pero 6 u 8 es mejor. Y sí quien compra se dedica al diseño, no se puede bajar de los 16 o 32.

Disco rígido

Es la memoria del equipo, el lugar donde estarán almacenados el sistema operativo, los programas y los documentos personales.

Acá la cuestión se complica: un disco duro de gran capacidad encarece el equipo en términos de precios. Hay buenas opciones de Chromebook, esas laptops pensadas para trabajar con conectividad y almacenamiento en la nube que nacieron gracias a la revolución que supuso One Laptop Per Child y la llegada de las netbooks (¿quién no recuerda las EEE de Asus?).

En la actualidad existen dos tipos de unidades de almacenamiento, los discos mecánicos y los nuevos Discos de Estado Sólido (SSD). Mientras que los discos tradicionales nos permiten tener mucha capacidad almacenamiento y poca velocidad de rendimiento, los discos de estado sólido proponen un mayor rendimiento pero menor capacidad de almacenamiento. Lo mejor es volcarse a un disco de estado sólido, que ayuda al funcionamiento general del equipo.

Pantalla

Cuantos más píxeles tenga esta, más contenido aparecerá en la pantalla y más nítido se verá. Lo mejor es apostar a 1920 x 1080, también conocido como Full HD o 1080p.

Pero lamentablemente, la mayoría de las computadoras portátiles económicas y convencionales tienen pantallas de 1366 x 768 y también lo hacen más de la mitad de las notebooks. Es, de cualquier manera, un número decente para trabajar en la mayoría de actividades de oficina, aunque la experiencia se resiente en el streaming de video y, más que nada, al momento de usar la máquina para jugar.

Puertos y unidades de CD/DVD

La mayoría de las computadoras vienen con, por lo menos, dos puertos USB 3.0 y salida HDMI para video. Esto es lo mínimo que hay que buscar. 

Cada vez menos computadores, y menos aún cuando se trata de portátiles, vienen con unidades de lectura y escritura. En cualquier caso, una lectora de DVD externa cuesta unos 20 dólares o menos.

Batería

Si se compra una notebook, la cuestión de la batería es importante, más si se piensa usar afuera de casa (una vez que termine la cuarentena, por supuesto).

Lo menos que hay que buscar es que la batería dure arriba de seis horas. Para chequear la duración conviene hacer una pequeña investigación en lugar de creer en lo que dice el fabricante.