5 consejos para comprar software y no morir en el intento

237

El software es una de las compras más importantes para una empresa; después de todo son las herramientas con las que se realizará gran parte del trabajo cotidiano. Sin embargo muchas veces terminamos comprando costosos programas, que ni siquiera llegamos a aprovechar del todo. Al ser un error muy común, compartimos 5 consejos para comprar software para una empresa o profesional que te ayudarán a ahorrar dinero y trabajar mejor.

Los objetivos claros

No tener claro el alcance del proyecto es el error más habitual. Esto trae como resultado  la adquisición de enormes y costosos paquetes de software que exceden por mucho las necesidades de la organización.

Es cierto que algunos programas obligan al usuario a comprar gran cantidad de bloatware -software que no es necesario y que ocupa espacio en el disco-, pero habitualmente existen alternativas viables más enfocadas a necesidades concretas. Esto nos lleva al siguiente consejo.

Investigar lo suficiente

Otro de los errores que cometen quienes compran software y no son “del palo”  es dejarse guiar por las marcas. Pero aunque comprar el software más popular puede tener muchos beneficios -como una extensa comunidad de usuarios, buena disponibilidad de tutoriales, etc.- no siempre son la respuesta adecuada.

Hay una gran oferta de software menos difundidas y que son perfectas para nuestro trabajo.

Otra opción importante a considerar es el software libre. Aunque muchas veces tenga mala fama, lo cierto es que hay programas increíbles por los que no tenemos que pagar ni un peso. La contracara es que no disponemos de un soporte oficial, pero tené en cuenta que las comunidades suelen ser amables y responder rápido las dudas.

No siempre pensar a largo plazo

Muchos programas ofrecen importantes descuentos si compramos la licencia por períodos extendidos de tiempo. Eso está muy bien y es bueno estar atento a los descuentos.

Pero, si no conocemos el programa y no tenemos un período de prueba gratuita, es mejor pensar en corto plazo. Comprar por un tiempo breve y probar si efectivamente ese software se adapta a nuestras necesidades.

Mantenerse actualizado

Una fuerte tentación a la hora de comprar software es adquirir programas viejos, ya que los precios de los programas nuevos pueden llegar a ser bastante altos. Pero hay que tener cuidado, lo barato a veces sale muy caro.

Como discutimos en nuestra nota sobre la importancia de actualizar el software, los programas antiguos tienen más vulnerabilidades. Pero además de exponernos a ataques informáticos, nos encontramos con otros problemas como errores de compatibilidad y falta de soporte oficial.

Capacitaciones adecuadas

Esto puede parecer una obviedad, pero no siempre se cumple. Es fundamental capacitar al personal en el uso del nuevo software. Aprender a usar un nuevo programa, con flujos de trabajo y diseño diferente, puede ser una experiencia traumática para algunos. Siempre es mejor anticiparse y reducir el tiempo de adaptación.