Cómo preparar su empresa para la post-cuarentena del COVID-19

159
post-cuarentena

Nadie sabe lo que nos aguarda en el futuro, pero sí que el coronavirus no va a desaparecer sino que va a comenzar a controlarse gracias a las medidas de protección y -esperamos- con una vacuna. Pero, mientras tanto, existe la posibilidad de un nuevo brote cuando se levanten las medidas de contención. Algunos ejemplos: la gripe española de 1917-1918 tuvo tres olas en dos años. La segunda fue especialmente mortal.

Por otro lado, un estudio de Lancet concluyó que levantar las medidas de distanciamiento social prematuramente podría causar el segundo brote de COVID-19 en agosto. El retorno progresivo de la población activa a la vida normal es la mejor manera de retrasar el segundo pico de contaminación y «ganar» tiempo para aislar a los grupos de riesgo, mejorar la respuesta de los sistemas de salud y desarrollar una vacuna eficaz a gran escala, lo que podría llevar hasta 18 meses más.

A pesar de todo, los conocimientos que tenemos sobre el COVID-19 son todavía limitados. Así que la mejor manera de planificar la post-cuarentena es centrarse en aquellos lugares que ya han controlado el virus y que ahora están volviendo, poco a poco, a la vida como la conocían: Wuhan, Macao, otras provincias chinas y Corea del Sur.

Teniendo esto en cuenta, a continuación una serie de consejos para volver al trabajo:

Regreso progresivo

Preparar un regreso al trabajo progresivamente en la post cuarentena. Empiece por reabrir sólo con «servicios mínimos» y permita que todos los demás empleados trabajen a distancia, algo a lo que -por otra parte- ya se acostumbraron.

Además, arme diferentes equipos escalonados para la vuelta: el primer grupo que regrese debe ser el de los que se han recuperado de la infección (en caso que hayan existido positivos), seguido por los jóvenes sanos y otros grupos de edad sin patologías asociadas. Eximir por el momento a los grupos de riesgo: mayores de 60 años, personas con diabetes u otras enfermedades autoinmunes, enfermedades cardiovasculares, problemas de cáncer, asma o diagnosticados con EPOC.

coronavirus
Imagen de congerdesign en Pixabay

Equipos que trabajen por turnos

Trabajar en turnos es una de las recomendaciones para asegurar la atención. Es decir, para cada trabajador activo, hay alguien «en el banco» disponible para reemplazarlos en caso de que tengan que permanecer en aislamiento. Esta puede ser una solución para los equipos de limpieza y los proveedores de servicios que tratan de cumplir con todos sus acuerdos de nivel de servicio (SLA).

Crear horarios rotativos para el trabajo in situ

Hay que prestar atención al máximo número de personas que pueden ocupar la oficina manteniendo la distancia de seguridad recomendada de al menos dos metros en espacios cerrados. Una solución puede consistir en crear un horario rotativo. Por ejemplo, el equipo de marketing puede reunirse y trabajar desde la oficina en la primera semana del mes, el equipo de RRHH en la segunda semana, y así sucesivamente. Las salas deben estar siempre ventiladas y debe evitarse la recirculación de aire a través del sistema de aire acondicionado.

Almacenar de material estratégico

Además de las medidas de distanciamiento social, la mejor manera de prevenir la propagación del virus es lavarse las manos. Aumentar los suministros de alcohol en gel y poner estos desinfectantes a disposición en puntos estratégicos como puertas y ascensores es fundamental. Dependiendo de su área de operación, también debería preparar una reserva, o al menos asegurar un suministro continuo, de guantes y otros materiales de protección.

Zonas de desinfección y servicio de lavandería

Para la seguridad de todos, hay que crear un área en la que los empleados puedan quitarse los uniformes y deshacerse de los materiales potencialmente contaminados, como guantes y máscaras. Si es posible, los uniformes deben lavarse a altas temperaturas (60 – 70ºC) y cambiarse todos los días.

Reducir los viajes de trabajo

Reducir al mínimo los viajes de trabajo. Hay que ofrecer más apoyo a sus colegas, empleados y clientes de forma remota, aunque esto signifique producir instrucciones más completas o guías para reparaciones sencillas. También hay que considerar la posibilidad de implementar soluciones sin contacto. Siga teniendo reuniones por videoconferencia y haga que sus vendedores sean expertos en ventas internas. Descarte los viajes no esenciales, especialmente si va a países donde el virus todavía se transmite activamente.